Nuevas recetas

La receta Kosher Cosmo

La receta Kosher Cosmo

Este cóctel es exactamente lo que parece: un cosmopolita de arándano rojo elaborado con ingredientes kosher. Es un martini sofisticado que se siempre un placer para la multitud.

Ingredientes

  • ¼ de taza Jugo de arándano de Langer
  • 1 ¼ onzas de vodka Absolut Citron
  • ¼ de onza Mezclador cordial de lima de Rose o jugo de limón fresco
  • ¼ de onza Triple Seco de Leroux
  • 8 cubitos de hielo
  • Twist de lima, para decorar (opcional)

Direcciones

Coloque todos los ingredientes en una coctelera junto con 8 cubitos de hielo. Agite vigorosamente durante unos segundos hasta que esté bien frío. Colar el cóctel en la copa de martini. Adorne con un toque de lima, si lo desea, y sirva.


La receta Kosher Cosmo - Recetas

Yo sirvo gazpacho en tazas pequeñas como aperitivo, tanto pasados ​​como en bufés. También lo sirvo como curso de iniciación en gafas Cosmo. También se ve hermoso en un tazón de vidrio. A finales de agosto y septiembre, con un poco de suerte y sol, los tomates frescos están disponibles en los huertos locales. Asegúrese de que los tomates estén fragantes y maduros. El sabor a tomate es la base del gazpacho y debe ser vibrante.

Tengo que entrar en un modo Zen para todo el gazpacho de picar fino que requiere. No delego la tarea porque soy increíblemente compulsivo cuando se trata de un buen dado. Benoit es genial con un cuchillo, así que confío en que me ayude. Las tazas pequeñas requieren dados regulares muy pequeños. oh, espera, necesito los dados pequeños y regulares. Siento una extraña satisfacción al saber que la sopa está llena de trozos de pepino, pimiento, cebolla y tomate de forma uniforme.

No tengo idea de dónde se origina esta receta, mi copia está escrita en Benoit con un bolígrafo Sharpie sobre papel amarillo. Sé que recibe excelentes críticas. Pruébelo como entrante para las cenas de Shabat de finales de verano. Gazpacho es un refrescante cambio de ritmo.

Estado kosher: Parve
Cantidad de porciones: 8 - 12
Ingredientes principales): Tomates - Frescos
Tiempo de preparación: 00:20
Hora de cocinar: 00:00
Nivel de habilidad: 1 - Fácil (1 Fácil - 5 Difícil)
Valor de PUNTO estimado:



Pasos:

Encienda el horno a 400 & # 39. Engrase el pimiento rojo y ase hasta que empiece a quemar. Mientras tanto, prepara las verduras de abajo.

Corta el tomate por la mitad y quita las semillas. Pica finamente la pulpa del tomate, aproximadamente un cuadrado de 1/4 ''. Coloque el tomate cortado en cubitos en un tazón grande.

Corta el pepino por la mitad y quita las semillas con una cuchara afilada. Pele el pepino si la piel es gruesa y / o amarga. Yo uso los pepinos ingleses y dejo la piel. Pica finamente el pepino para que coincida con los tomates.

Pelar y picar la cebolla como los tomates y el pepino.

Corta el pimiento verde de las semillas. Pica finamente como las otras verduras.

Pelar el pimiento asado y quitarle las semillas. Picar finamente y agregar al resto de verduras.

Agrega los ingredientes restantes. Revuelva bien. Retire aproximadamente 1/3 de la sopa en otro tazón. Con una varilla de licuadora, haga puré con la mezcla. Vuelva a agregar a la sopa. Pruebe y ajuste los condimentos según sea necesario.


Recetas vistas recientemente:

Gazpacho

¡Hola! Gracias por pasar a verme, Leah, cocinar kosher. He sido el operador propietario de mi empresa de catering boutique en Seattle, Leah & # 39s Catering, durante los últimos 14 años.
Lee mas.

Aviva hace Aliyah y The Sandwich Generation
¡Feliz Año Nuevo Chino! ¡Feliz Super Bowl! ¡Vamos Hawks!
¡Tradicion! Diversión con el Festival Internacional de Cine de Seattle
¿Dónde he estado en mi vida?
Preparar ensaladas kosher
Categorías del blog

Aperitivos (44)
Aperitivos - Dip y Salsas (11)
Aperitivos - Cursos de iniciación (10)
Bebidas - Frías (1)
Panes - Levadura (10)
Bollería de Desayuno (7)
Postre - Glaseados (6)
Postres - Tartas (13)
Postres - Galletas y Brownies (29)
Postres - Lácteos (42)
Postres - Pareve (71)
Postres - Pasteles y Tartas (14)
Postres: panes de té, panes rápidos (8)
Postres y productos horneados - Sin gluten (18)
Plato Principal - Ternera (7)
Plato Principal - Lácteos (3)
Plato Principal - Huevos y Fritattas (6)
Plato Principal - Pescado (11)
Plato Principal - Aves (14)
Plato principal: vegetariano y vegano (9)
Ensaladas - Aderezo (8)
Ensaladas - Fruta (4)
Ensaladas - Granos y Legumbres (7)
Ensaladas - Verde (1)
Ensaladas - Pastas y Arroces (10)
Ensaladas - Patatas y Huevos (5)
Ensaladas - Verduras (15)
Guarniciones - Kugels y Souffles (7)
Guarniciones - Patatas y Verduras (17)
Guarniciones - Arroces, Granos y Pasta (7)
Sopas, Guisos y Cholent (9)
Recetas sin lácteos (230)
Recetas sin gluten (134)
Recetas altas en fibra (18)
Recetas bajas en grasas (11)
Recetas de postres sin frutos secos (48)
Recetas veganas (101)
Recetas Vegetarianas (207)
Recetas de Rosh Hashaná (23)
Recetas de Yom Kipur (3)
Recetas de Sucot (26)
Recetas de Simjat Torá (9)
Recetas de Janucá (20)
Recetas de Tu B'shevat (16)
Recetas de Purim (9)
Recetas de Pascua (44)
Recetas de Lag Ba'omer (6)
Recetas de Shavuot (24)
Recetas de Shabat (34)

Nuevos lanzamientos
Clásicos judíos
Otros favoritos

/> Esenciales
/> Pequeños electrodomésticos


1. Cocine el lomo de venado simplemente

Por supuesto, cocinar es mucho más que hacer las cosas "a la perfección". Ciertas comidas representan recuerdos de personas y lugares, y esta no es una historia sobre hablar mal de la amada receta de tu abuela.

Si su forma favorita de disfrutar la carne de venado es pollo frito o salteado teriyaki, no le envidiaremos. Dicho esto, una correa para la espalda es algo especial que se debe cocinar y comer con cuidado. Para mí, eso significa lomos gruesos, perfectamente chamuscados y descansados, cocinados a fuego lento o medio crudo y cortados a contrapelo. Todo lo demás (condimentos, salsas, acompañamientos, etc.) cambia libremente, pero la fórmula básica es casi siempre la misma.

En general, la mejor forma de preparar la correa para la espalda suele ser la más sencilla. Rellenar, envolver con tocino o sofocar la cintura con adobos pesados ​​puede transformar y dominar el sabor y la textura de la carne. Estos preparativos tienen su lugar y se pueden hacer bien, pero no suelen ser mi primera opción.

Un dorado adecuado es el paso más importante para cocinar un respaldo perfecto. Cosmo Génova


Receta: Cosmo Slushy

Si bien el cóctel Cosmopolitan (Cosmo para abreviar) puede ser rosado, es cualquier cosa menos una bebida con volantes. Cuando se prepara correctamente, el Cosmo ofrece un delicioso sorbo de vodka suave y frío con un toque de jugo de arándano, Cointreau con sabor a naranja y un chorrito de lima fresca para terminar. Como muchos cócteles, este a menudo se prepara incorrectamente con demasiado jugo de arándano, así que quería asegurarme de que los lectores de El club de cócteles prueba lo genial que es Cosmo.

Este Cosmo Slushy es un nuevo giro en el cóctel clásico. Es una receta sencilla que se prepara con anticipación y es perfecta para servir a los invitados en un día cálido y agradable.

El club de cócteles se trata de explorar cócteles con tus amigos y disfrutar de una buena comida junto con ellos. Al tener un club de cócteles, se está desafiando a sí mismo a probar todo tipo de licores. Desde clásicos como Negroni y Manhattan hasta nuevos giros como el Suppressor # 2 y este Cosmo Slushy, seguro que encontrarás algo que te guste en todas las categorías de bebidas. La mayoría de los meses se centran en un licor base como la ginebra o el whisky y algunos disfrutan de un estilo de cóctel como bebidas en jarra o cócteles helados como este.

No necesita ningún equipo especial para este cóctel fangoso, solo un recipiente apto para congelador y colóquelo en su congelador. Si bien está fangoso y se puede servir con una cuchara pequeña para disfrutarlo fácilmente, no deje que el exterior helado lo engañe. Este sigue siendo un cóctel y debe consumirse con cuidado. Sirva esto para la hora feliz en la terraza o mientras descansa en el patio trasero en su próxima estadía, y verá que si bien esta bebida es rosa, sigue siendo un cóctel realmente delicioso.

PD Si alguna vez te sirven un Cosmo rojo, devuélvelo. Tu Cosmo debe ser de color rosa pálido. Demasiado rojo indudablemente será demasiado dulce.

El club de cócteles ya está disponible! Encuentre el libro de Maureen en su biblioteca local, librería independiente o Amazon: El club de cócteles de Maureen Christian-Petrosky

→ Leer más sobre El club de cócteles en el sitio web de Maureen Comer Beber Hacer con Maureen


La mejor receta de pepinillos encurtidos con eneldo kosher regular

Con todos los extravagantes artículos en escabeche que hay (Kool-Aid Pickles, ¿alguien?), Puede ser reconfortante acurrucarse con un frasco de buenos eneldos de ajo viejos. Amiright? Esta receta utiliza lo mejor de todos los mundos de encurtidos: una delicada salmuera kosher para una fermentación natural más un poco de vinagre para un poco más de fruncido.

Debido a que los pepinos comienzan a perder humedad y se ablandan en el momento en que se recogen, asegúrese de usar los más frescos disponibles. Tus cukes deben sentirse pesados ​​y firmes al tacto, con una piel verde vibrante. Los mercados de agricultores & # x27 están llenos de pepinos Kirby en este momento, y su tamaño compacto, su contenido de agua relativamente bajo y su piel fina los convierten en el candidato ideal para su proyecto de pepinillos. Así que vaya a un mercado PRONTO y comience sus encurtidos el mismo día, si es posible.

por Alison Roman
Rinde 2 de 16 oz. frascos

INGREDIENTES
1/4 taza de sal kosher
1 cucharadita azúcar
1 cucharada. granos de pimienta negra
1 cucharada. semillas de cilantro
6 chiles secos, como chiles de árbol (opcional)
1/4 taza de vinagre blanco
3 libras. (10-12) pepinos Kirby medianos
8-10 dientes de ajo, machacados
10 ramitas de eneldo

Equipamiento especial:
2 de 16 oz. tarros de cristal
Estopilla
Bandas de goma

Consejo de cocina de prueba:
Para esterilizar sus frascos, y usted deber—Siga las instrucciones aquí.

PREPARACIÓN
Combine 1/2 taza de agua, sal, azúcar, granos de pimienta, cilantro y chiles a fuego alto en una cacerola mediana. Llevar a ebullición y retirar del fuego. Agregue 1 1/2 tazas de agua y vinagre, revuelva para combinar y deje enfriar por completo.

Friegue los pepinos para eliminar la suciedad. Retire las colas o trozos de tallo y córtelos por la mitad a lo largo. (Si los prefiere enteros, eso está bien, solo espere que tarden de 3 a 4 días adicionales en fermentar completamente). Divida los pepinos, el ajo y las ramitas de eneldo entre los frascos, asegurándose de empacar los pepinos bien. Corta a la mitad los pepinos restantes en forma transversal para llenar el espacio en la parte superior.

Divida la salmuera entre los frascos, asegurándose de distribuir las especias de manera uniforme, dejando un espacio de 1/4 '' en la parte superior del frasco.

Cubra los frascos con una gasa y asegúrelos con una banda de goma. (Esto permite que entren bacterias buenas y evita la entrada de polvo y otras impurezas).

Guárdelo en un lugar fresco y oscuro (un armario o gabinete de cocina funciona muy bien) y trate de no molestar. Revise los encurtidos después de 2 días para ver cómo están evolucionando (la rapidez con la que fermentan dependerá de su tamaño). En esta etapa, debe tener lo que se llama un & quot medio amargo & quot. Déjelos reposar durante 2 días adicionales para un & quot; lleno de ácido & quot.

Coloque la tapa firmemente en el frasco y refrigere, estos no necesitan ser procesados ​​nuevamente para enlatar. Almacene y disfrute hasta por 2 meses.

Nota: Las soluciones ácidas pueden hacer que un poco de ajo (especialmente el ajo más joven) se vuelva azul. Lo sabemos, esto es una locura. Pero los encurtidos aún son totalmente seguros para comer, lo prometemos.


Actualizando las reglas de recetas de L.A. Times Cooking

Las recetas son como el lenguaje, llenas de significados implícitos que son ajenos al cocinero novato y no iniciado. Ciertos aspectos que le parecen eficientes al profesional le parecerán crípticos al novato; como puede atestiguar cualquiera que haya visto “Schitt's Creek”, la directiva de “incorporar” un ingrediente no es tan fácil de entender como pensamos quienes escribimos recetas. . Lleva a muchos momentos de rascarse la cabeza tanto para los lectores como para los desarrolladores de recetas.

Después de un año de recibir más comentarios que nunca de una gran cantidad de cocineros novatos, que buscaron nuestro contenido durante el cierre del año pasado, sobre instrucciones de recetas que los confunden, decidí abrir la cortina en algunos de los procesos y pensé que eso va en escribir una receta. Mi esperanza es que vea la intención en el escrito y que las instrucciones tengan sentido. Los desarrolladores de recetas dan por sentado una gran cantidad de lenguaje en las recetas, pero es útil dar un paso atrás ocasionalmente y reevaluar por qué escribimos lo que escribimos.

La redacción de recetas no es infalible, y una de las mejores lecciones que aprendí de un exjefe es esta: es un estilo de escritura vivo y dinámico que debe adaptarse a los tiempos. Algunas partes del proceso tienen sentido tanto para el creador como para los lectores: "Pon a hervir una olla grande de agua". Otros ya no se ajustan a nuestro mundo digital, escribiendo en taquigrafía que está destinado a ahorrar espacio en un formato de impresión, o incluyen ingredientes como "1 pollo entero, desmenuzado en 8 piezas", lo que supone una habilidad que la mayoría de los cocineros novatos en 2021 probablemente no lo haya hecho. Independientemente de si las cosas cambian, conocer las razones por las que existen reglas para empezar es la mitad de la batalla.

Entonces, para comenzar un nuevo año de cocina basado en las lecciones aprendidas de los 12 meses anteriores, aquí están "Las nuevas reglas de la cocina" en el L.A. Times. Estos son cambios que mejorarán nuestras recetas y, a su vez, mejorarán sus resultados, lo que le permitirá preparar mejores comidas durante el próximo año.

Cuando una receta está relacionada con una historia, las dos partes necesitan un puente. Cuando encuentra una receta por sí misma, necesita un contexto sobre por qué existe. Ambos son el trabajo de una nota inicial, el bloque de texto que se encuentra entre el nombre de una receta y la lista de ingredientes. Una buena proporciona información de antecedentes sobre técnicas, preparaciones de ingredientes o información de origen que se sentiría incongruente dentro de los pasos reales de la receta. Algunas personas argumentan que la información en una nota de cabecera simplemente debería existir dentro de los pasos de la receta, pero no estoy de acuerdo. Los pasos de la receta deben ser prescriptivos y fáciles de seguir. Interrumpir las directivas sobre la secuencia de agregar ingredientes a una sopa, por ejemplo, hablando sobre el origen de una pasta de tomate especial, sería una experiencia engorrosa. En el mejor de los casos, las notas de cabecera contienen información vital para el éxito de la receta, al menos proporcionan el escenario óptimo en el que servir el plato o la mejor forma de disfrutarlo. Entonces, léelos siempre.

Para aquellos de nosotros que escribimos recetas, no ha sido más difícil vender a los lectores durante la última década que convencerlos de que utilicen una balanza digital cuando se trata de hornear. Implica pedir a los lectores que compren un equipo, y muchos escritores, presionados a lo largo de los años para escribir recetas de baja fidelidad que solo requieren una sartén y una cuchara, lo ven como innecesario y, en cambio, continúan pidiendo mediciones de volumen menos precisas. .

Mientras tanto, la mayoría de los comentarios de los lectores y los correos electrónicos que mis compañeros desarrolladores de recetas y yo hemos recibido durante nuestras carreras son sobre productos horneados que se secan demasiado. El noventa y nueve por ciento de las veces, esto se debe a que las personas empaquetan la harina en tazas medidoras de volumen. Aunque amo a Ina Garten, le atribuyo mucho de esto a ella y a su programa "The Barefoot Contessa", posiblemente un programa de cocina no más formativo para la generación actual de cocineros caseros, que la muestra metiendo tazas medidoras en botes de harina. Sin embargo, los desarrolladores de recetas que trabajan para las principales revistas de alimentos, periódicos o publicaciones en línea miden su harina vertiéndola ligeramente en una taza y luego nivelando la parte superior con el borde plano de un cuchillo. Estos dos métodos de medición claramente diferentes causan muchas discrepancias entre cómo crea el desarrollador y cómo cocina el lector convencional, lo que permite que cantidades de harina muy variables se conviertan en pasteles, galletas y panes.

Pero, ¿lo único que resolvería todo esto, lo único que los profesionales y panaderos fuera de los EE. UU. Han sabido durante décadas? Una balanza digital. Le permite medir con precisión la harina, el azúcar en polvo y otros ingredientes secos fácilmente compactables y, obviamente, puede usarlo para pesar otras cosas como porciones de carne o grumos irregulares como cubos de pan, que no caben perfectamente en tazas medidoras de volumen. , u hojas de hierbas delicadas, que pueden reducir a la mitad su volumen dependiendo de cuán “empaquetadas” estén en la taza. Y a diferencia de las costosas batidoras de pie o procesadores de alimentos, una báscula digital es barata y la usará todos los días. También reduce la cantidad de platos que tiene que lavar, ya que realmente ya no necesita usar tazas medidoras secas. (En cuanto a las mediciones de líquidos, dado que las tazas medidoras de líquidos tienen marcas de medición de mililitros métricos y de taza de EE. UU. Como estándar, continuaremos solicitando medidas de taza primero, pero luego también agregaremos medidas de mililitros entre paréntesis).

Durante esta pasada temporada navideña de horneado, finalmente obtuve suficientes comentarios de los lectores pidiendo pesos para convencerme de que los cocineros caseros desean medidas de peso para las recetas de horneado más que las tazas de volumen anticuadas. Entonces, a partir de este punto, todas nuestras recetas de horneado enumerarán los ingredientes, cuando corresponda, con los pesos métricos primero, seguidos de las medidas de volumen entre paréntesis. Mi esperanza es que este simple cambio lo empuje suavemente, si aún no tiene una, para que finalmente obtenga una báscula y la use. Le prometo que nunca más se preocupará por hacer productos horneados secos y su cocina en general se beneficiará de ello.

No hay ingrediente más importante en tu cocina que la sal, pero al mismo tiempo, es el más discutido. Hay decenas de marcas y cada una se elabora mediante un proceso particular. Si es un cocinero experimentado con conocimiento de cómo condimentar bien sus alimentos y cuándo usar cada tipo de sal, este es un mundo divertido para explorar. Sin embargo, si es la primera vez que lo hace, puede ser agotador abrirse paso.

Si lo ha notado en los últimos meses, pasamos de incluir la sal en nuestras recetas como "sal kosher", luego "sal kosher, preferiblemente de cristal de diamante" y finalmente, explícitamente, "sal kosher de cristal de diamante". Este cambio se produjo porque nos dimos cuenta de que no todas las sales kosher son iguales y queremos equiparlo con lo que consideramos mejor. También es la sal que usamos al desarrollar recetas para el L.A. Times.

Las dos principales marcas que encontrará en la mayoría de las tiendas de comestibles son Diamond Crystal y Morton's. Diamond Crystal ganó un uso generalizado en cocinas de restaurantes porque se siente placentero en manos de los cocineros de línea que necesitan sazonar los alimentos de manera uniforme, y tiene un sabor limpio y puro, una desviación de la sal de mesa con yodo utilizada por generaciones pasadas que puede dar su comida un regusto químico.

Esa preferencia se ha filtrado en la redacción de recetas a través de ex cocineros de restaurantes que acudieron a revistas de comida, periódicos y cadenas de televisión para trabajar como desarrolladores de recetas. Por lo tanto, la "sal kosher" se convirtió en la opción de facto. Para evitar dar publicidad gratuita a una sola marca, aparecían artículos cada pocos años recordando a los lectores que Diamond Crystal es la sal que se debe usar, pero que no figura explícitamente en las recetas. Esto generó mucha confusión, lo que permitió a los lectores pensar que podían comprar la marca Morton y la receta funcionaría bien. Y de hecho, si simplemente está sazonando su comida "al gusto", entonces puede usar la sal que desee, ya que el nivel de sal depende de usted para ajustarlo.

Pero cuando se trata de recetas que requieren una cantidad medida de sal, ese enfoque es desastroso. La sal kosher de Morton es más densa y sus copos son más grandes que el cristal de diamante. En varias otras publicaciones, he visto un rango desde tan solo un cuarto hasta tanto como la mitad de la cantidad de volumen de la medida de Diamond Crystal para igualar la de Morton. Pero a juzgar por el peso por volumen, Morton's es alrededor de un 37%, o aproximadamente un tercio, más pesado que Diamond Crystal. Entonces, por cada 1 cucharada de sal kosher Diamond Crystal, querrá sustituirla con aproximadamente 2 cucharaditas de Morton para mantener la salinidad igual. Si su receta requiere un peso de sal, puede usar sal kosher indistintamente.

Para evitar cualquier ambigüedad de una vez por todas, pedimos explícitamente la sal kosher Diamond Crystal en nuestras listas de ingredientes. Si planeas ceñirte a Morton's, debes saber que tendrás que hacer los cálculos cada vez para usarlo en nuestras recetas.

Y cuando se trata de la sal para hornear, la conversación no se centra en las marcas, per se, sino en el tamaño de los cristales de sal. De manera similar a cómo los camareros piden azúcar superfina en las recetas de cócteles porque los cristales de azúcar más pequeños se disuelven más rápido que el azúcar granulada regular, también la sal finamente granulada se disuelve más rápida y uniformemente en productos horneados que los cristales comparativamente más grandes de sal kosher. Pero si observa nuestras recetas para hornear incluso ahora, pedimos sal kosher. Eso se debe a que asumimos que si solo había una sal que tendrían los cocineros, deberíamos ceñirnos a ella en todos los ámbitos para no sobrecargar a los lectores con la necesidad de comprar otro tipo de sal. Pero en realidad, debería usar sal marina fina en recetas para hornear para sus cristales más pequeños.

Explicación rápida: la sal marina fina se elabora evaporando agua de mar y luego triturando las escamas de sal resultantes (es decir, "sal marina en escamas") en cristales finos. La sal kosher se puede hacer a partir de agua de mar evaporada o se puede extraer de una cueva de sal. Recibe su nombre de su uso en el proceso de "koshering", mediante el cual se extrae sangre de la carne para que se adhiera a la práctica dietética religiosa del judaísmo. El criterio importante es el tamaño de sus cristales: demasiado finos y los cristales se disuelven en la humedad del exterior de la carne demasiado grandes y no se adhieren en absoluto. El tamaño del cristal Ricitos de Oro de la sal kosher surgió por su uso ideal en este proceso koshering. También produce los granos de sal del mejor tamaño para agarrar por la "pizca".

Después de que una revista de comida en la que trabajé hace varios años hizo el cambio para pedir "sal kosher" tanto para sus recetas de cocina como para hornear, uno de mis mentores de repostería, el autor de libros de cocina y maestro Nick Malgieri, me comentó que los granos de sal kosher son demasiado grande y dará lugar a bolsas de sal rodeadas de masa blanda o rebozado. No pude revertir la decisión yo mismo entonces, pero tenía razón. ¿Puede usar sal kosher en productos horneados y hacer que funcionen bien? Por supuesto. Pero si usa sal de grano fino, el condimento se dispersa más uniformemente, lo que hace que cada bocado sepa mejor.

Es con ese pensamiento que, en nuestras recetas para hornear, comenzaremos a pedir "sal marina fina" seguida de la medida equivalente de sal kosher entre paréntesis. Al igual que con el uso de medidas de peso, esto transmitirá la importancia de usar sal de grano fino para obtener los mejores resultados, pero le permitirá recurrir a la sal kosher por el momento.

Siempre he operado desde el punto de vista de que las listas de ingredientes deben leerse como listas de compras a menos que haya una necesidad crucial de una alternativa. Es una perspectiva que una de mis ex jefas, Tina Ujlaki, editora de alimentos de la revista Food & amp Wine desde hace mucho tiempo, me impresionó, y ha demostrado ser la más eficiente, especialmente para los lectores que crean sus listas de compras a partir de listas de ingredientes en recetas. . Aquí está el desglose de esa perspectiva, que muestra cómo se formatean los diferentes ingredientes según su uso:

Digamos, por ejemplo, que una receta de sopa requiere "1 cebolla amarilla grande, picada en trozos grandes", las palabras "grande" y "toscamente" son muy subjetivas. Pero si el tamaño de la cebolla, o el tamaño de los trozos, no afecta el resultado del plato terminado de manera notable, lo dejaré así para que sepas comprar una cebolla "grande" y luego córtelo: el rendimiento que obtiene es el rendimiento que obtiene y no hay que jugar con la medición de cantidades precisas. Es, aparentemente, una forma más relajada de cocinar.

Sin embargo, si una receta realmente depende de una cantidad precisa de esa cebolla, es cuando pediría algo como "1 taza de cebolla amarilla cortada en cubitos (¼ de pulgada)" para obtener un rendimiento exacto. Esto es típico de recetas como las albóndigas, donde las medidas precisas afectan de forma obvia al producto terminado. Si pidiera "cebolla finamente picada" para esas albóndigas, entonces las opiniones de cinco personas sobre lo que constituye una "tajada fina" resultarían en cinco albóndigas de aspecto muy diferente. Algunos podrían mantenerse unidos perfectamente mientras que otros apenas se adherirían.

En la misma línea, si un ingrediente se va a servir con un plato, por ejemplo, "arroz cocido, para servir" para gumbo, o "cilantro picado, para decorar" para tacos, no damos medidas porque la inclusión del ingrediente, o su cantidad precisa, no es fundamental para terminar de hacer el plato. Del mismo modo, si enumeramos un ingrediente sin ninguna directiva, eso simplemente significa que se usará en el plato, pero la cantidad utilizada dependerá del cocinero para decidir según su sabor (“pimienta negra recién molida”). Por último, si ve un ingrediente con las palabras "dividido" después de él, significa que tendrá que usarlo más de una vez en una receta, así que lea la receta detenidamente antes de comenzar a cocinar para ver cómo se dividirá el ingrediente y dónde será utilizado.

En cuanto al orden en el que se enumeran los ingredientes en las recetas, la táctica más importante es, obviamente, enumerar los ingredientes en el orden en que se utilizan en el plato. Sin embargo, cuando se solicitan grupos de ingredientes de varios tamaños y pesos para usarse al mismo tiempo, es posible que se encuentre con una lista como esta y se pregunte cómo llegó a ser:

  • 2 onzas de carne molida
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 4 cebollas amarillas grandes, en rodajas finas

Las cebollas son claramente la mayor cantidad física de los tres ingredientes, entonces, ¿por qué se enumeran al final? Opero con una regla de enumerar primero los ingredientes ponderados (gramos, onzas, libras), seguidos de los ingredientes medidos en volumen (tazas, cucharadas) y luego, finalmente, las piezas numeradas de ingredientes enteros ("2 zanahorias", "8 papas", etc.). Si bien puede parecer contrario a la forma en que un cocinero puede agregar los ingredientes en su cocina, ese enfoque es, en mi opinión, la única forma de estandarizar el proceso de redacción de recetas.
En la misma línea, cuando se trata de, digamos, varias especias molidas enumeradas juntas que tienen la misma medida, las coloco en orden alfabético ("cardamomo molido", "canela molido", "comino molido"). Ofrece algunos organización y coherencia con un sistema caótico e infinitamente subjetivo.

De todos los ingredientes que usa en una receta, puede notar que cuando se necesita una cantidad específica de agua, no aparece en la lista de ingredientes sino en el paso de la receta donde se usa. Esta anomalía es principalmente un vestigio de los días en que los desarrolladores de recetas se centraban en la impresión. El agua, que es un ingrediente "gratuito" que nadie necesita comprar, se convirtió en algo que podría trasladarse a los pasos de la receta para ayudar a ahorrar un espacio precioso en la impresión, donde cada línea de ingredientes ocupa una línea completa y muy valiosa de bienes raíces en la página. .

En los últimos años, he recibido muchos comentarios de lectores que deseaban que el agua estuviera incluida en las listas de ingredientes para poder tenerla preparada y lista para usar con el resto de sus ingredientes. Y es un gran punto: si los redactores de recetas son tan dogmáticos sobre mal en lugar - preparar todos sus ingredientes con anticipación para que estén alineados y listos para usarse antes de comenzar a cocinar - ¿por qué omitir un ingrediente que puede ser un factor importante en el resultado del plato? Es por esa razón que comenzaremos a incluir agua en las listas de ingredientes cuando sea necesaria en una cantidad medida. Sin embargo, el agua necesaria para llenar una olla para hervir pasta, por ejemplo, permanecerá como tal en los pasos de la receta.

Como alguien que crea recetas para lectores en posiblemente la ciudad más consciente de la salud en los Estados Unidos, recibo muchas preguntas sobre sustituciones para que nuestras recetas encajen en dietas particulares. Ya sea que se trate de cambiar el aceite de coco por mantequilla, la harina de arroz por harina para todo uso o el queso de anacardo por crema agria, la gente quiere saber qué pueden ajustar y qué no. Entiendo estas preguntas y las agradezco. Yo también hago sustituciones cuestionables en casa que a veces no tienen éxito, pero al menos sé por qué fallaron.

Para el cocinero novato, puede parecer que cualquier harina se puede cambiar por otra para hacer algo sin gluten, pero la realidad está decepcionantemente lejos de la verdad. Hay libros completos escritos sobre este tema, pero lo que diré es que la mayoría de las recetas se crean para que funcionen como están escritas. A veces hay margen de maniobra para las sustituciones y, con suerte, el creador habrá anticipado sus necesidades, algo en lo que todos mejoramos durante el comienzo de la cuarentena el año pasado, y ofreció algunos cambios útiles en la nota principal de la receta.

Desde la perspectiva de las recetas del L.A. Times, nuestras recetas comenzarán a incluir más notas sobre sustituciones. Si se trata de un simple intercambio (crema fresca por crema agria en un pastel, por ejemplo), el sustituto aparecerá en la línea de ingredientes. Si hay varias sustituciones, o la sustitución requiere una explicación más compleja, búsquela en la nota principal o en una nota especial después de la receta. La conclusión clave de todo esto: lea cada parte de una receta antes de cocinar para asegurarse de tener la mayor probabilidad de éxito.

Obtenga nuestro boletín semanal de notas de cata para obtener reseñas, noticias y más.

Ocasionalmente, puede recibir contenido promocional de Los Angeles Times.

Ben Mims es el columnista de cocina de Los Angeles Times. Ha escrito tres libros de cocina y ha trabajado como editor de alimentos y desarrollador de recetas para varias publicaciones de medios de alimentos, como Lucky Peach, Food & amp Wine, Saveur, Food Network y Buzzfeed / Tasty.


Los clientes que compraron este artículo también compraron

Revisar

& ldquoLa comida judía tradicional de mis antepasados, llena de sabores profundos y una preparación abundante, es para siempre el estándar por el cual se miden todas las demás comidas reconfortantes. That & rsquos por qué estoy encantado de agregar Amy & rsquos Estilo kosher a mi biblioteca. Es un brillante homenaje a la que posiblemente sea la comida más sabrosa del mundo, con recetas más relevantes y satisfactorias que nunca. ¡Así que come, come! Estoy seguro de que saborearás cada bocado durante muchos años.
& mdashGail Simmons, crítico gastronómico, presentador de televisión y autor de Traerlo a casa: recetas favoritas de una vida de comida aventurera

& ldquoEvocando recuerdos de mesas pasadas, Amy Rosen ha escrito un libro de cocina alegre con un enfoque moderno. Con su estilo encantador e ingenioso, te atrae y mdash: judío o no. Te encantarán las historias, el ambiente y las recetas perfectamente probadas. Crema de huevo, ¿alguien? & Rdquo
& mdashLucy Waverman, escritora gastronómica y autora de El principio del sabor

& ldquoAmy es una mujer según mi propio corazón nostálgico. Ella habla en serio en la cocina con sus giros de cadera en deliciosos clásicos judíos. Arraigada en las recetas probadas y verdaderas de sus bubbes y nanas, la mirada cálida e imaginativa de Amy me atrapa en cada vuelta de la página. ¡Desayuno, brunch, almuerzo, merienda, cena y postre! Yo y rsquod felizmente como seis comidas si Amy y rsquos PB & ampJ budín de pan está sobre la mesa. & Rdquo
& mdashChristina Tosi, directora ejecutiva, chef y fundadora de Milk Bar

& ldquoSi este libro de cocina completo de tradición judía, amor judío, lenguaje judío e incluso hígado picado judío vegetariano hubiera salido cuando era niño, podría haber evitado la agonía de asistir a la escuela hebrea. Es una guía paso a paso para la felicidad culinaria. & Rdquo
& mdashAlan Richman, premio James Beard y escritor gastronómico ndashwinning
 
& ldquoAmy Rosen no solo captura la comida y el sabor de la cocina judía, sino que le da voz a la cocina & rsquos, un alma hilarante y frecuentemente deliciosa que le da a platos aparentemente ordinarios una personalidad digna de una leyenda bíblica (o una gran & # 160Seinfeld episodio). & rdquo
& mdash David Sax, autor de Save the Deli

& ldquoA & # 160respuesta inteligente a las noticias de la industria alimentaria de que más del 40 por ciento de los alimentos envasados ​​en los EE. UU. ahora tienen designación kosher. Ya sea que las personas lo compren por razones religiosas, percepción de limpieza, restricciones dietéticas o para evitar alérgenos como los mariscos, la cocina kosher es muy apetecible. Su colección de recetas nostálgicas aprobadas por bubbe incluye latkes, kugel y sopa de bolas de matzá, además de sus propios giros kosher como cuencos de quinua y tofu y verduras asadas con miel y harissa. & Rdquo
& mdashCastellano

&ldquoFor those seeking more culinary chutzpah, James Beard Award-nominated, award-winning journalist Amy Rosen channels the matriarchs of Jewish kitchens to bring you the ultimate collection of knishes, latkes and matzo ball soup.&rdquo
& mdashThe Globe & Mail

Sobre el Autor

Excerpt. © Reprinted by permission. Reservados todos los derechos.

From the Introduction
Kosher Style is for those who love delicious modern food, travel writing or both. It&rsquos a cookbook with food writing that respects the traditions born in eastern European kitchens, while traveling beyond. Jewish readers will love it for the taste memories they can recreate, while others will be won over by the gorgeous full-color photography.

Entonces, ¿por qué se llama? Kosher Style? Excellent question. While dozens of countries host at least a small Jewish population, the global community is concentrated in two areas. Israel and the United States account for 83 percent of the global Jewish population, with about seven million in each. Canada is home to about 500,000 Jews. A chunk of this global population of Jews is kosher, but even more of them are what we call &ldquokosher style.&rdquo

&ldquoKosher style&rdquo is how many Jews eat today. This can mean dining on a smoked meat sandwich at a non-kosher deli, or eating a slice of sour cream coffee cake after you&rsquove had steak for dinner. It can mean Chinese food on paper plates in your home, or a lobster dinner eaten out while on vacation. For many, being Jewish tends to be more about culture than kashrut (the practice of keeping kosher), and it can be confusing at the best of times. I&rsquoll get into the rules of kashrut on page 4. But first, let it be known that this book isn&rsquot just for Jews. It&rsquos also for the other 99 percent of the population.

Recent market research studies peg the kosher-food industry as being worth over $17 billion, and the kosher label&rsquos popularity is growing. In 2009, 27 percent of packaged foods had the kosher denotation, but by 2015, it appeared on over 41 percent of packages. It&rsquos not that the world has suddenly gone meshugenah for kosher food. The reasons behind the dramatic uptick are completely nonreligious. Some people buy kosher food because of perceived cleanliness, others owing to dietary restrictions (such as vegetarians) and still others to avoid certain allergens such as shellfish.

In this book are all the recipes you need for successful shellfish- and pork-free home entertaining, be it for a Jewish holiday or a workaday dinner. From crave-worthy snacks to family-size salads, soulful mains to show-stopping desserts, all of the recipes in this book are doable in the home kitchen and are clearly marked as either a meat dish, dairy dish or pareve (neutral). Think: latkes, knishes, General Tso&rsquos chicken and Toblerone-chunk hamantaschen your family will plotz sobre.

Kosher Style is for anyone who likes to cook and loves to eat, and it&rsquos especially for those yearning to create new shared memories around a table brimming with history, loved ones and maple-soy brisket.


How to Make a Cosmopolitan

Some replace the Rose's with 1/2 ounce fresh lime juice and 1/2 ounce simple syrup. An optional move is to frost the rim of the glass with sugar, à la the Sidecar. Another option is to add a dash of orange bitters, for an extra pop of flavor.

For the love of god: Sexo y la ciudad happened two decades ago. And while yes, the show is still hugely present in the lives of metropolitan dwellers everywhere (including very proudly myself), and yes, one of its stars did reinvigorate the SATC conversation by marshaling up a progressive gubernatorial candidacy in New York in 2018 (we're all Miranda wannabes now), there's more to the Cosmopolitan than this HBO relic. Let us let go of that association.

As it stands, a Cosmo is a partly sweet, partly tart cocktail that all together tastes as electric as it looks. And its look&mdashrich pink liquid, Martini glassware&mdashis undeniable bold. You don't order (or make) a Cosmo if you're trying to be low-key. It's an about-town kind of drink. And if you do happen to be mixing it in the privacy of your home, well, that sounds like one hell of a night to party solo. Some recipes call for citrus-flavored vodka, but unflavored vodka works just fine. Some prefer fresh lime juice to Rose's. Just note: Any comments about its "girly-ness" are outrageous liquor is nothing if not all-inclusive.

A Little Background

There are quite a few folks laying claim to the invention of the Cosmopolitan&mdashor rather, popularizing a Cosmo that was more palatable than the version that had popped up in the late '70s or early '80s. Bartender John Caine, who's often cited as the guy who made the Cosmo big, told Punch that the drink had ties to the gay community he himself first came across it in Cleveland and transported the recipe (vodka, triple sec, Rose's lime juice, and Ocean Spray cranberry juice) across the country with him to San Francisco in 1987, where it blew up. Another bartender credited with popularizing the Cosmo, Toby Cecchini, said he was shown a San Francisco version of the drink in 1988, found it disgusting, and rejiggered it for his bar in Manhattan. His version used Absolut Citron, Cointreau, fresh lime juice, and cranberry juice. There are more stories of people tweaking and disseminating Cosmo culture. Either way, the cocktail was fun, it was flirty, and drinkers were fanatic about it by the '90s. It's not so popular anymore, but then again, we as a society aren't as fun and flirty as we once were.

If You Like This, Try These

The Cosmopolitan was built on the back of the Kamikaze (vodka, lime, and Triple Sec) and the Daisy (gin or tequila or brandy, some kind of flavor enhancing liqueur, some kind of citrus) and the Cape Codder (vodka, lime, cranberry juice, and club soda). It's also reminiscent of a Side Car. If you're in the mood for a much-mocked cocktail of the past that's deserving of more respect, we can point you towards the Long Island Iced Tea or the Alabama Slammer.

Que necesitas

Here&rsquos what you need to do a Cosmopolitan justice, beyond what you might be able to dig out of the fridge or cupboard.


Classic Kosher Flanken

Total Time 2 hours 30 minutes

Ingredientes

  • 2 libras. Kosher beef flanken
  • Sal kosher
  • pimienta negra recién molida
  • 1/4 cup vegetable or canola oil
  • 1 large sweet onion, peeled and quartered
  • 2 cloves fresh garlic minced
  • 3 cucharadas tomato paste (or a really good squeeze from a tube of tomato paste)
  • 1/2 cucharadita dried sage (or any dried herb you like)
  • 2 hojas de laurel
  • 2 cups beef stock or beef broth
  • 1 cup Kosher grape juice (I use Kedem) or Kosher wine, if you prefer
  • 3 carrots large, peeled and cut into 1/2 inch slices cut on the diagonal

Instrucciones

& # 8230 La historia de fondo continúa: What makes this recipe so perfect comes down to three things: 1) It’s foolproof. No really, it is. I have made it dozens of times and it comes out exactly the same, each and every time. You can set your clock to it (one of my father’s favorite expressions) and it won’t let you down. Follow the instructions and it delivers. Period. 2) It’s flavorful and perfectly seasoned. Savory but not salty. Sweet, but not rich. Just yin and yang in all the right ways. 3) It gets better with time. Make it on Thursday and serve it for Friday night Shabbat. Yeah, you can do that (as I type this — a Thursday night — mine is in the fridge waiting for tomorrow’s Shabbat dinner. And it will be even better if there are any leftovers (doubtful) on Saturday.

If you’ve never made flanken before–and I hadn’t until this past year when my butcher suggested I try it as an alternative to pot roast–give it a try. It’s a funny sounding, old-fashioned dish that your Bubbie probably made, but it’s a real showstopper in terms of taste and depth of flavor. Best of all, it’s simply to make and if you make it once, you’ll master it. Promesa.


How to Make ‘Engagement’ Chicken

All products featured on Glamour are independently selected by our editors. Sin embargo, cuando compra algo a través de nuestros enlaces minoristas, podemos ganar una comisión de afiliado.

As the story goes: In 1982, an editor in Glamour’s fashion department gave her assistant a recipe for the most delicious roast chicken she’d ever tasted. The assistant then cooked this chicken for her boyfriend, who proposed a month later. Indeed, the proposal was likely due to the fact that their committed, loving relationship was heading in that direction and not because of a roast chicken, but the assistant passed the recipe along to three more staffers who, upon cooking it for their partners also got engaged. The recipe was published in the January 2004 issue of Glamour, and "Engagement Chicken" was born. Things were different in 2004, we're aware.

In the years since though, the recipe has been credited with dozens of marriage proposals, including some speculation that a roast chicken might have led to the engagement of Meghan Markle and Prince Harry. Anterior Glamour editor-in-chief Cindi Leive cooked the recipe with Martha Stewart, and the bird also showed up in an episode of La condesa descalza.

The truth is, you can cook this chicken for or with whomever you want. The things women want change—and so do women's magazines. Whether you cook it with someone you love, whip it up for dinner party, make it for your parents, or eat it by yourself while watching Netflix, it's still a damn good recipe that's easy and really, really good. Do with it what you will.

ɾngagement' Chicken

Ingredientes:

—1 whole chicken (approximately 4 pounds)

—1/2 cup fresh lemon juice, plus 3 whole lemons—including 1 sliced for garnish

—1 tablespoon kosher or coarse sea salt

—1/2 teaspoon freshly ground pepper

—Fresh herbs for garnish (4 rosemary sprigs, 4 sage sprigs, 8 thyme sprigs, and 1 bunch flat-leaf parsley)

Position an oven rack in the upper third of the oven and preheat the oven to 400°F. Remove the giblets from the chicken, wash the chicken inside and out with cold water, then let the chicken drain, cavity down, in a colander for 2 minutes.

Pat the chicken dry with paper towels. Place the chicken breast-side down in a medium roasting pan fitted with a rack and pour the lemon juice all over the chicken, both inside and out. Season the chicken all over with salt and pepper inside and out.

Prick 2 whole lemons three times each in three different places with a fork and place them deep inside the cavity. Chicken cavity size may vary, so if one lemon is partly sticking out, that's fine. (Tip: If the lemons are stiff, roll them on the countertop with your palm before pricking to get the juices flowing.)

Put the chicken in the oven, lower the oven temperature to 350°F, and roast, uncovered, for 15 minutes.

Remove the roasting pan from the oven. Using tongs or two wooden spoons, turn the chicken breast- side up. Insert a meat thermometer in the thigh, and return the chicken to the oven and roast for about 1 hour to 1 hour and 15 minutes or until the meat thermometer reads 180°F and the juices run clear when the thigh is pricked with a fork. Continue roasting if necessary. Keep in mind that cooking times in different ovens vary roasting a chicken at 350°F takes approximately 18-20 minutes per pound, plus an additional 15 minutes.

Let the chicken rest for 10 minutes before carving. And here's the secret: Pour the juices from the roasting pan on top of the sliced chicken. Garnish with fresh herbs and lemon slices.


Ver el vídeo: Seinfeld I MiniEpisode I Tim Whatley, Im a jew I The Yada Yada (Octubre 2021).