Nuevas recetas

NASA recluta cocineros para viaje a Marte

NASA recluta cocineros para viaje a Marte

Llamando a todos los chefs con habilidades 'fuera de este mundo'

Wikimedia Commons / NASA

Este es un momento emocionante para las personas apasionadas por los viajes espaciales y la comida (y no, ser fanático del helado de astronauta y Tang no lo califica automáticamente). La NASA está buscando cocineros experimentados (que también tengan un título en ingeniería, ciencias biológicas o físicas, matemáticas o informática) para que se ofrezcan como voluntarios para una misión simulada a Marte.

El proyecto, llamado Hawaii Space Exploration Analogue & Simulation (HI-SEAS), requerirá que los seis participantes elegidos vivan en una base especialmente construida ubicada en un flujo de lava hawaiano durante cuatro meses. El grupo de investigadores que lidera el proyecto (de la Universidad de Hawai y la Universidad de Cornell) descubrió que los flujos de lava son el entorno más similar al de Marte que existe en la Tierra.

El propósito de esta investigación es descubrir cómo proporcionar a los astronautas comidas nutritivas y saludables que podrán cocinar fácilmente y también serán interesantes para sus paladares durante un largo viaje a Marte.

Los voluntarios interesados ​​pueden postularse aquí antes del 29 de febrero y deben estar preparados para probar una amplia variedad de alimentos preenvasados, cocinar bajo presión con un suministro muy limitado de ingredientes y desarrollar recetas para misiones futuras.


La NASA inició el jueves una nueva era de exploración de Marte con el exitoso aterrizaje de Perseverance, un explorador robótico del tamaño de un automóvil que buscará rastros de vida antigua en el planeta y recolectará lo que podrían ser las primeras muestras rocosas de Marte que se envían de regreso a Tierra.

El rover aterrizó alrededor de las 3:55 p.m. ET, tras ejecutar un atrevido y dramático aterrizaje que había sido apodado los "siete minutos de terror". Perseverance es ahora el quinto rover de la NASA en aterrizar en Marte y está listo para comenzar una misión de dos años para recorrer su superficie y buscar signos de vida microbiana antigua.

También es la última de tres nuevas misiones que llegaron al planeta rojo en febrero. A principios de este mes, otras dos naves espaciales lanzadas por los Emiratos Árabes Unidos y China llegaron a Marte y se pusieron en órbita alrededor del planeta.

La tan esperada misión Perseverance podría responder preguntas clave sobre la historia y evolución de Marte, pero también es un trampolín crucial hacia el objetivo de la NASA de enviar humanos a explorar el planeta rojo.

Por ahora, los planificadores de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia en Pasadena, California, están respirando un gran suspiro de alivio. Solo alrededor de la mitad de todos los intentos anteriores de aterrizar en Marte han tenido éxito, y el aterrizaje planeado del rover Perseverance se consideró el más arriesgado y desafiante.

"Estoy sorprendido de que todo haya ido de acuerdo con el plan", dijo el jueves Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA, en una rueda de prensa posterior al aterrizaje. "Cuando escuché la señal de touchdown volver y vi la primera imagen, no puedo decirles lo abrumado que estaba por la emoción y lo feliz que estaba".

La NASA espera grandes recompensas de la misión Perseverance de $ 3 mil millones. El rover no solo es el explorador robótico más sofisticado de la agencia, sino que también es la primera etapa de una iniciativa más amplia para recolectar muestras de rocas y sedimentos marcianos y enviarlas a la Tierra.

Estos esfuerzos ayudarán a allanar el camino para la exploración humana del planeta rojo, dijo Janet Ivey, presidenta de Explore Mars, una organización sin fines de lucro que aboga por enviar astronautas a Marte.

"Existe una probabilidad real de que la misión Perseverance aumente las posibilidades de ver humanos en Marte durante mi vida", dijo. "Realmente nos estamos embarcando en la aventura más grandiosa".

El rover pasará los próximos días tomando fotografías de sus alrededores mientras los controladores de la misión en la Tierra monitorean la salud de la nave espacial y sus instrumentos. Luego, los ingenieros cargarán un nuevo software de vuelo para que Perseverance pueda comenzar a trabajar.

"Ahora comienza la ciencia asombrosa", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la dirección de misión científica de la NASA. "Cada metro en la superficie de Marte es un metro para el retorno de la muestra de Marte".

El rover Perseverance aterrizó en un área de Marte conocida como el cráter Jezero, una cuenca de 45 kilómetros de ancho que se encuentra justo al norte del ecuador marciano.

Existe evidencia de que un antiguo río una vez desembocó en Jezero, formando un delta hace miles de millones de años que tenía todos los ingredientes adecuados para que surgiera la vida. Es en esta región donde Perseverance podrá inspeccionar rocas de hasta 3.600 millones de años y buscar biofirmas, o rastros de materia orgánica, en los sedimentos marcianos.

"Esperamos que los mejores lugares para buscar biofirmas serían en el lecho del lago Jezero o en los sedimentos de la costa que podrían estar incrustados con minerales de carbonato, que son especialmente buenos para preservar ciertos tipos de vida fosilizada en la Tierra", Ken Williford, científico adjunto del proyecto del Misión de perseverancia en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, dijo en un comunicado. "Pero mientras buscamos evidencia de microbios antiguos en un mundo alienígena antiguo, es importante mantener la mente abierta".

El rover Perseverance, que se lanzó al espacio en julio de 2020, está equipado con un taladro, un brazo robótico de 7 pies de largo y siete instrumentos científicos diferentes.

El rover también lleva un pequeño helicóptero, denominado Ingenuity, que se utilizará para intentar el primer vuelo controlado en otro planeta. Si tiene éxito, la tecnología de helicópteros podría ser innovadora para la ciencia planetaria, dijo Robert Zubrin, autor de "The Case for Mars" y fundador de The Mars Society, una organización sin fines de lucro que aboga por la exploración humana del planeta rojo.

"Los rovers pueden viajar un par de cientos de metros por día, pero un vehículo de vuelo podría hacerlo en un par de segundos", dijo Zubrin. "Dentro de diez años, podríamos enviar helicópteros a Marte que vuelen, aterricen en algún lugar y suelten rovers para hacer algo de ciencia en un área específica. Eso sería fantástico".

Además de la prueba del helicóptero, el rover Perseverance tomará medidas del clima marciano, monitoreará las tormentas de polvo, usará instrumentos de radar para sondear características geológicas bajo tierra y realizará experimentos para ver si se puede producir oxígeno para respirar y propulsor a partir del dióxido de carbono rico en Marte. atmósfera: una preocupación esencial si la NASA tiene la intención de enviar astronautas al planeta rojo.


La NASA inició el jueves una nueva era de exploración de Marte con el exitoso aterrizaje de Perseverance, un explorador robótico del tamaño de un automóvil que buscará rastros de vida antigua en el planeta y recolectará lo que podrían ser las primeras muestras rocosas de Marte que se envían de regreso a Tierra.

El rover aterrizó alrededor de las 3:55 p.m. ET, tras ejecutar un atrevido y dramático aterrizaje que había sido apodado los "siete minutos de terror". Perseverance es ahora el quinto rover de la NASA en aterrizar en Marte y está listo para comenzar una misión de dos años para recorrer su superficie y buscar signos de vida microbiana antigua.

También es la última de tres nuevas misiones que llegaron al planeta rojo en febrero. A principios de este mes, otras dos naves espaciales lanzadas por los Emiratos Árabes Unidos y China llegaron a Marte y se pusieron en órbita alrededor del planeta.

La tan esperada misión Perseverance podría responder preguntas clave sobre la historia y evolución de Marte, pero también es un trampolín crucial hacia el objetivo de la NASA de enviar humanos a explorar el planeta rojo.

Por ahora, los planificadores de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia en Pasadena, California, están respirando un gran suspiro de alivio. Solo alrededor de la mitad de todos los intentos anteriores de aterrizar en Marte han tenido éxito, y el aterrizaje planeado del rover Perseverance se consideró el más arriesgado y desafiante.

"Estoy sorprendido de que todo haya ido de acuerdo con el plan", dijo el jueves Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA, en una rueda de prensa posterior al aterrizaje. "Cuando escuché la señal de touchdown volver y vi la primera imagen, no puedo decirles lo abrumado que estaba por la emoción y lo feliz que estaba".

La NASA espera grandes recompensas de la misión Perseverance de $ 3 mil millones. El rover no solo es el explorador robótico más sofisticado de la agencia, sino que también es la primera etapa de una iniciativa más amplia para recolectar muestras de rocas y sedimentos marcianos y enviarlas a la Tierra.

Estos esfuerzos ayudarán a allanar el camino para la exploración humana del planeta rojo, dijo Janet Ivey, presidenta de Explore Mars, una organización sin fines de lucro que aboga por enviar astronautas a Marte.

"Existe una probabilidad real de que la misión Perseverance aumente las posibilidades de ver humanos en Marte durante mi vida", dijo. "Realmente nos estamos embarcando en la aventura más grandiosa".

El rover pasará los próximos días tomando fotografías de sus alrededores mientras los controladores de la misión en la Tierra monitorean la salud de la nave espacial y sus instrumentos. Luego, los ingenieros cargarán un nuevo software de vuelo para que Perseverance pueda comenzar a trabajar.

"Ahora comienza la ciencia asombrosa", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la dirección de misión científica de la NASA. "Cada metro en la superficie de Marte es un metro para el retorno de la muestra de Marte".

El rover Perseverance aterrizó en un área de Marte conocida como el cráter Jezero, una cuenca de 45 kilómetros de ancho que se encuentra justo al norte del ecuador marciano.

Existe evidencia de que un antiguo río una vez desembocó en Jezero, formando un delta hace miles de millones de años que tenía todos los ingredientes adecuados para que surgiera la vida. Es en esta región donde Perseverance podrá inspeccionar rocas de hasta 3.600 millones de años y buscar biofirmas, o rastros de materia orgánica, en los sedimentos marcianos.

"Esperamos que los mejores lugares para buscar biofirmas serían en el lecho del lago Jezero o en los sedimentos de la costa que podrían estar incrustados con minerales de carbonato, que son especialmente buenos para preservar ciertos tipos de vida fosilizada en la Tierra", Ken Williford, científico adjunto del proyecto del Misión de perseverancia en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, dijo en un comunicado. "Pero mientras buscamos evidencia de microbios antiguos en un mundo alienígena antiguo, es importante mantener la mente abierta".

El rover Perseverance, que se lanzó al espacio en julio de 2020, está equipado con un taladro, un brazo robótico de 7 pies de largo y siete instrumentos científicos diferentes.

El rover también lleva un pequeño helicóptero, denominado Ingenuity, que se utilizará para intentar el primer vuelo controlado en otro planeta. Si tiene éxito, la tecnología de helicópteros podría ser innovadora para la ciencia planetaria, dijo Robert Zubrin, autor de "The Case for Mars" y fundador de The Mars Society, una organización sin fines de lucro que aboga por la exploración humana del planeta rojo.

"Los rovers pueden viajar un par de cientos de metros por día, pero un vehículo de vuelo podría hacerlo en un par de segundos", dijo Zubrin. "Dentro de diez años, podríamos enviar helicópteros a Marte que vuelen, aterricen en algún lugar y suelten rovers para hacer algo de ciencia en un área específica. Eso sería fantástico".

Además de la prueba del helicóptero, el rover Perseverance tomará medidas del clima marciano, monitoreará las tormentas de polvo, usará instrumentos de radar para sondear características geológicas bajo tierra y realizará experimentos para ver si se puede producir oxígeno para respirar y propulsor a partir del dióxido de carbono rico en Marte. atmósfera: una preocupación esencial si la NASA tiene la intención de enviar astronautas al planeta rojo.


La NASA inició el jueves una nueva era de exploración de Marte con el exitoso aterrizaje de Perseverance, un explorador robótico del tamaño de un automóvil que buscará rastros de vida antigua en el planeta y recolectará lo que podrían ser las primeras muestras rocosas de Marte que se envían de regreso a Tierra.

El rover aterrizó alrededor de las 3:55 p.m. ET, tras ejecutar un atrevido y dramático aterrizaje que había sido apodado los "siete minutos de terror". Perseverance es ahora el quinto rover de la NASA en aterrizar en Marte y está listo para comenzar una misión de dos años para recorrer su superficie y buscar signos de vida microbiana antigua.

También es la última de tres nuevas misiones que llegaron al planeta rojo en febrero. A principios de este mes, otras dos naves espaciales lanzadas por los Emiratos Árabes Unidos y China llegaron a Marte y se pusieron en órbita alrededor del planeta.

La tan esperada misión Perseverance podría responder preguntas clave sobre la historia y evolución de Marte, pero también es un trampolín crucial hacia el objetivo de la NASA de enviar humanos a explorar el planeta rojo.

Por ahora, los planificadores de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia en Pasadena, California, están respirando un gran suspiro de alivio. Solo alrededor de la mitad de todos los intentos anteriores de aterrizar en Marte han tenido éxito, y el aterrizaje planeado del rover Perseverance se consideró el más arriesgado y desafiante.

"Estoy sorprendido de que todo haya ido de acuerdo con el plan", dijo el jueves Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA, en una rueda de prensa posterior al aterrizaje. "Cuando escuché la señal de touchdown regresar y vi la primera imagen, no puedo decirles lo abrumado que estaba por la emoción y lo feliz que estaba".

La NASA espera grandes recompensas de la misión Perseverance de $ 3 mil millones. El rover no solo es el explorador robótico más sofisticado de la agencia, sino que también es la primera etapa de una iniciativa más amplia para recolectar muestras de rocas y sedimentos marcianos y enviarlas a la Tierra.

Estos esfuerzos ayudarán a allanar el camino para la exploración humana del planeta rojo, dijo Janet Ivey, presidenta de Explore Mars, una organización sin fines de lucro que aboga por enviar astronautas a Marte.

"Existe una probabilidad real de que la misión Perseverance aumente las posibilidades de ver humanos en Marte durante mi vida", dijo. "Realmente nos estamos embarcando en la aventura más grandiosa".

El rover pasará los próximos días tomando fotografías de sus alrededores mientras los controladores de la misión en la Tierra monitorean la salud de la nave espacial y sus instrumentos. Luego, los ingenieros cargarán un nuevo software de vuelo para que Perseverance pueda comenzar a trabajar.

"Ahora comienza la ciencia asombrosa", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la dirección de misión científica de la NASA. "Cada metro en la superficie de Marte es un metro para el retorno de la muestra de Marte".

El rover Perseverance aterrizó en un área de Marte conocida como el cráter Jezero, una cuenca de 45 kilómetros de ancho que se encuentra justo al norte del ecuador marciano.

Existe evidencia de que un antiguo río una vez desembocó en Jezero, formando un delta hace miles de millones de años que tenía todos los ingredientes adecuados para que surgiera la vida. Es en esta región donde Perseverance podrá inspeccionar rocas de hasta 3.600 millones de años y buscar biofirmas, o rastros de materia orgánica, en los sedimentos marcianos.

"Esperamos que los mejores lugares para buscar biofirmas serían en el lecho del lago Jezero o en los sedimentos de la costa que podrían estar incrustados con minerales de carbonato, que son especialmente buenos para preservar ciertos tipos de vida fosilizada en la Tierra", Ken Williford, científico adjunto del proyecto del Misión de perseverancia en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, dijo en un comunicado. "Pero mientras buscamos evidencia de microbios antiguos en un mundo alienígena antiguo, es importante mantener la mente abierta".

El rover Perseverance, que se lanzó al espacio en julio de 2020, está equipado con un taladro, un brazo robótico de 7 pies de largo y siete instrumentos científicos diferentes.

El rover también lleva un pequeño helicóptero, denominado Ingenuity, que se utilizará para intentar el primer vuelo controlado en otro planeta. Si tiene éxito, la tecnología de helicópteros podría ser innovadora para la ciencia planetaria, dijo Robert Zubrin, autor de "The Case for Mars" y fundador de The Mars Society, una organización sin fines de lucro que aboga por la exploración humana del planeta rojo.

"Los rovers pueden viajar un par de cientos de metros por día, pero un vehículo de vuelo podría hacerlo en un par de segundos", dijo Zubrin. "Dentro de diez años, podríamos enviar helicópteros a Marte que vuelen, aterricen en algún lugar y suelten rovers para hacer algo de ciencia en un área específica. Eso sería fantástico".

Además de la prueba del helicóptero, el rover Perseverance tomará medidas del clima marciano, monitoreará las tormentas de polvo, usará instrumentos de radar para sondear características geológicas bajo tierra y realizará experimentos para ver si se puede producir oxígeno para respirar y propulsor a partir del dióxido de carbono rico en Marte. atmósfera: una preocupación esencial si la NASA tiene la intención de enviar astronautas al planeta rojo.


La NASA inició el jueves una nueva era de exploración de Marte con el exitoso aterrizaje de Perseverance, un explorador robótico del tamaño de un automóvil que buscará rastros de vida antigua en el planeta y recolectará lo que podrían ser las primeras muestras rocosas de Marte que se envían de regreso a Tierra.

El rover aterrizó alrededor de las 3:55 p.m. ET, tras ejecutar un atrevido y dramático aterrizaje que había sido apodado los "siete minutos de terror". Perseverance es ahora el quinto rover de la NASA en aterrizar en Marte y está listo para comenzar una misión de dos años para recorrer su superficie y buscar signos de vida microbiana antigua.

También es la última de tres nuevas misiones que llegaron al planeta rojo en febrero. A principios de este mes, otras dos naves espaciales lanzadas por los Emiratos Árabes Unidos y China llegaron a Marte y se pusieron en órbita alrededor del planeta.

La tan esperada misión Perseverance podría responder preguntas clave sobre la historia y evolución de Marte, pero también es un trampolín crucial hacia el objetivo de la NASA de enviar humanos a explorar el planeta rojo.

Por ahora, los planificadores de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia en Pasadena, California, están respirando un gran suspiro de alivio. Solo alrededor de la mitad de todos los intentos anteriores de aterrizar en Marte han tenido éxito, y el aterrizaje planeado del rover Perseverance se consideró el más arriesgado y desafiante.

"Estoy sorprendido de que todo haya ido de acuerdo con el plan", dijo el jueves Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA, en una rueda de prensa posterior al aterrizaje. "Cuando escuché la señal de touchdown volver y vi la primera imagen, no puedo decirles lo abrumado que estaba por la emoción y lo feliz que estaba".

La NASA espera grandes recompensas de la misión Perseverance de $ 3 mil millones. El rover no solo es el explorador robótico más sofisticado de la agencia, sino que también es la primera etapa de una iniciativa más amplia para recolectar muestras de rocas y sedimentos marcianos y enviarlas a la Tierra.

Estos esfuerzos ayudarán a allanar el camino para la exploración humana del planeta rojo, dijo Janet Ivey, presidenta de Explore Mars, una organización sin fines de lucro que aboga por enviar astronautas a Marte.

"Existe una probabilidad real de que la misión Perseverance aumente las posibilidades de ver humanos en Marte durante mi vida", dijo. "Realmente nos estamos embarcando en la aventura más grandiosa".

El rover pasará los próximos días tomando fotografías de sus alrededores mientras los controladores de la misión en la Tierra monitorean la salud de la nave espacial y sus instrumentos. Luego, los ingenieros cargarán un nuevo software de vuelo para que Perseverance pueda comenzar a trabajar.

"Ahora comienza la ciencia asombrosa", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la dirección de misión científica de la NASA. "Cada metro en la superficie de Marte es un metro para el retorno de la muestra de Marte".

El rover Perseverance aterrizó en un área de Marte conocida como el cráter Jezero, una cuenca de 45 kilómetros de ancho que se encuentra justo al norte del ecuador marciano.

Existe evidencia de que un antiguo río una vez desembocó en Jezero, formando un delta hace miles de millones de años que tenía todos los ingredientes adecuados para que surgiera la vida. Es en esta región donde Perseverance podrá inspeccionar rocas de hasta 3.600 millones de años y buscar biofirmas, o rastros de materia orgánica, en los sedimentos marcianos.

"Esperamos que los mejores lugares para buscar biofirmas serían en el lecho del lago Jezero o en los sedimentos de la costa que podrían estar incrustados con minerales de carbonato, que son especialmente buenos para preservar ciertos tipos de vida fosilizada en la Tierra", Ken Williford, científico adjunto del proyecto para el Misión de perseverancia en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, dijo en un comunicado. "Pero mientras buscamos evidencia de microbios antiguos en un mundo alienígena antiguo, es importante mantener la mente abierta".

El rover Perseverance, que se lanzó al espacio en julio de 2020, está equipado con un taladro, un brazo robótico de 7 pies de largo y siete instrumentos científicos diferentes.

El rover también lleva un pequeño helicóptero, denominado Ingenuity, que se utilizará para intentar el primer vuelo controlado en otro planeta. Si tiene éxito, la tecnología de helicópteros podría ser innovadora para la ciencia planetaria, dijo Robert Zubrin, autor de "The Case for Mars" y fundador de The Mars Society, una organización sin fines de lucro que aboga por la exploración humana del planeta rojo.

"Los rovers pueden viajar un par de cientos de metros por día, pero un vehículo de vuelo podría hacerlo en un par de segundos", dijo Zubrin. "Dentro de diez años, podríamos enviar helicópteros a Marte que vuelen, aterricen en algún lugar y suelten rovers para hacer algo de ciencia en un área específica. Eso sería fantástico".

Además de la prueba del helicóptero, el rover Perseverance tomará medidas del clima marciano, monitoreará las tormentas de polvo, usará instrumentos de radar para sondear características geológicas bajo tierra y realizará experimentos para ver si se puede producir oxígeno para respirar y propulsor a partir del dióxido de carbono rico en Marte. atmósfera: una preocupación esencial si la NASA tiene la intención de enviar astronautas al planeta rojo.


La NASA inició el jueves una nueva era de exploración de Marte con el exitoso aterrizaje de Perseverance, un explorador robótico del tamaño de un automóvil que buscará rastros de vida antigua en el planeta y recolectará lo que podrían ser las primeras muestras rocosas de Marte que se envían de regreso a Tierra.

El rover aterrizó alrededor de las 3:55 p.m. ET, tras ejecutar un atrevido y dramático aterrizaje que había sido apodado los "siete minutos de terror". Perseverance es ahora el quinto rover de la NASA en aterrizar en Marte y está listo para comenzar una misión de dos años para recorrer su superficie y buscar signos de vida microbiana antigua.

También es la última de tres nuevas misiones que llegaron al planeta rojo en febrero. A principios de este mes, otras dos naves espaciales lanzadas por los Emiratos Árabes Unidos y China llegaron a Marte y se pusieron en órbita alrededor del planeta.

La tan esperada misión Perseverance podría responder preguntas clave sobre la historia y evolución de Marte, pero también es un trampolín crucial hacia el objetivo de la NASA de enviar humanos a explorar el planeta rojo.

Por ahora, los planificadores de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia en Pasadena, California, están respirando un gran suspiro de alivio. Solo alrededor de la mitad de todos los intentos anteriores de aterrizar en Marte han tenido éxito, y el aterrizaje planeado del rover Perseverance se consideró el más arriesgado y desafiante.

"Estoy sorprendido de que todo haya ido de acuerdo con el plan", dijo el jueves Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA, en una rueda de prensa posterior al aterrizaje. "Cuando escuché la señal de touchdown volver y vi la primera imagen, no puedo decirles lo abrumado que estaba por la emoción y lo feliz que estaba".

La NASA espera grandes recompensas de la misión Perseverance de $ 3 mil millones. El rover no solo es el explorador robótico más sofisticado de la agencia, sino que también es la primera etapa de una iniciativa más amplia para recolectar muestras de rocas y sedimentos marcianos y enviarlas a la Tierra.

Estos esfuerzos ayudarán a allanar el camino para la exploración humana del planeta rojo, dijo Janet Ivey, presidenta de Explore Mars, una organización sin fines de lucro que aboga por enviar astronautas a Marte.

"Existe una probabilidad real de que la misión Perseverance aumente las posibilidades de ver humanos en Marte durante mi vida", dijo. "Realmente nos estamos embarcando en la aventura más grandiosa".

El rover pasará los próximos días tomando fotografías de sus alrededores mientras los controladores de la misión en la Tierra monitorean la salud de la nave espacial y sus instrumentos. Luego, los ingenieros cargarán un nuevo software de vuelo para que Perseverance pueda comenzar a trabajar.

"Ahora comienza la ciencia asombrosa", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la dirección de misión científica de la NASA. "Cada metro en la superficie de Marte es un metro para el retorno de la muestra de Marte".

El rover Perseverance aterrizó en un área de Marte conocida como el cráter Jezero, una cuenca de 28 millas de ancho que se encuentra justo al norte del ecuador marciano.

Existe evidencia de que un antiguo río una vez desembocó en Jezero, formando un delta hace miles de millones de años que tenía todos los ingredientes adecuados para que surgiera la vida. Es en esta región donde Perseverance podrá inspeccionar rocas de hasta 3.600 millones de años y buscar biofirmas, o rastros de materia orgánica, en los sedimentos marcianos.

"Esperamos que los mejores lugares para buscar biofirmas serían en el lecho del lago Jezero o en los sedimentos de la costa que podrían estar incrustados con minerales de carbonato, que son especialmente buenos para preservar ciertos tipos de vida fosilizada en la Tierra", Ken Williford, científico adjunto del proyecto del Misión de perseverancia en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, dijo en un comunicado. "Pero mientras buscamos evidencia de microbios antiguos en un mundo alienígena antiguo, es importante mantener la mente abierta".

El rover Perseverance, que se lanzó al espacio en julio de 2020, está equipado con un taladro, un brazo robótico de 7 pies de largo y siete instrumentos científicos diferentes.

El rover también lleva un pequeño helicóptero, denominado Ingenuity, que se utilizará para intentar el primer vuelo controlado en otro planeta. Si tiene éxito, la tecnología de helicópteros podría ser innovadora para la ciencia planetaria, dijo Robert Zubrin, autor de "The Case for Mars" y fundador de The Mars Society, una organización sin fines de lucro que aboga por la exploración humana del planeta rojo.

"Los rovers pueden viajar un par de cientos de metros por día, pero un vehículo de vuelo podría hacerlo en un par de segundos", dijo Zubrin. "Dentro de diez años, podríamos enviar helicópteros a Marte que vuelen, aterricen en algún lugar y suelten rovers para hacer algo de ciencia en un área específica. Eso sería fantástico".

Además de la prueba del helicóptero, el rover Perseverance tomará medidas del clima marciano, monitoreará las tormentas de polvo, usará instrumentos de radar para sondear características geológicas bajo tierra y realizará experimentos para ver si se puede producir oxígeno para respirar y propulsor a partir del dióxido de carbono rico en Marte. atmósfera: una preocupación esencial si la NASA tiene la intención de enviar astronautas al planeta rojo.


La NASA inició el jueves una nueva era de exploración de Marte con el exitoso aterrizaje de Perseverance, un explorador robótico del tamaño de un automóvil que buscará rastros de vida antigua en el planeta y recolectará lo que podrían ser las primeras muestras rocosas de Marte que se envían de regreso a Tierra.

El rover aterrizó alrededor de las 3:55 p.m. ET, tras ejecutar un atrevido y dramático aterrizaje que había sido apodado los "siete minutos de terror". Perseverance es ahora el quinto rover de la NASA en aterrizar en Marte y está listo para comenzar una misión de dos años para recorrer su superficie y buscar signos de vida microbiana antigua.

También es la última de tres nuevas misiones que llegaron al planeta rojo en febrero. A principios de este mes, otras dos naves espaciales lanzadas por los Emiratos Árabes Unidos y China llegaron a Marte y se pusieron en órbita alrededor del planeta.

La tan esperada misión Perseverance podría responder preguntas clave sobre la historia y evolución de Marte, pero también es un trampolín crucial hacia el objetivo de la NASA de enviar humanos a explorar el planeta rojo.

Por ahora, los planificadores de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia en Pasadena, California, están respirando un gran suspiro de alivio. Solo alrededor de la mitad de todos los intentos anteriores de aterrizar en Marte han tenido éxito, y el aterrizaje planeado del rover Perseverance se consideró el más arriesgado y desafiante.

"Estoy sorprendido de que todo haya ido de acuerdo con el plan", dijo el jueves Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA, en una rueda de prensa posterior al aterrizaje. "Cuando escuché la señal de touchdown volver y vi la primera imagen, no puedo decirles lo abrumado que estaba por la emoción y lo feliz que estaba".

La NASA espera grandes recompensas de la misión Perseverance de $ 3 mil millones. El rover no solo es el explorador robótico más sofisticado de la agencia, sino que también es la primera etapa de una iniciativa más amplia para recolectar muestras de rocas y sedimentos marcianos y enviarlas a la Tierra.

Estos esfuerzos ayudarán a allanar el camino para la exploración humana del planeta rojo, dijo Janet Ivey, presidenta de Explore Mars, una organización sin fines de lucro que aboga por enviar astronautas a Marte.

"Existe una probabilidad real de que la misión Perseverance aumente las posibilidades de ver humanos en Marte durante mi vida", dijo. "Realmente nos estamos embarcando en la aventura más grandiosa".

El rover pasará los próximos días tomando fotografías de sus alrededores mientras los controladores de la misión en la Tierra monitorean la salud de la nave espacial y sus instrumentos. Luego, los ingenieros cargarán un nuevo software de vuelo para que Perseverance pueda comenzar a trabajar.

"Ahora comienza la ciencia asombrosa", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la dirección de misión científica de la NASA. "Cada metro en la superficie de Marte es un metro para el retorno de la muestra de Marte".

El rover Perseverance aterrizó en un área de Marte conocida como el cráter Jezero, una cuenca de 45 kilómetros de ancho que se encuentra justo al norte del ecuador marciano.

Existe evidencia de que un antiguo río una vez desembocó en Jezero, formando un delta hace miles de millones de años que tenía todos los ingredientes adecuados para que surgiera la vida. Es en esta región donde Perseverance podrá inspeccionar rocas de hasta 3.600 millones de años y buscar biofirmas, o rastros de materia orgánica, en los sedimentos marcianos.

"Esperamos que los mejores lugares para buscar biofirmas serían en el lecho del lago Jezero o en los sedimentos de la costa que podrían estar incrustados con minerales de carbonato, que son especialmente buenos para preservar ciertos tipos de vida fosilizada en la Tierra", Ken Williford, científico adjunto del proyecto del Misión de perseverancia en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, dijo en un comunicado. "Pero a medida que buscamos evidencia de microbios antiguos en un mundo alienígena antiguo, es importante mantener la mente abierta".

El rover Perseverance, que se lanzó al espacio en julio de 2020, está equipado con un taladro, un brazo robótico de 7 pies de largo y siete instrumentos científicos diferentes.

El rover también lleva un pequeño helicóptero, denominado Ingenuity, que se utilizará para intentar el primer vuelo controlado en otro planeta. Si tiene éxito, la tecnología de helicópteros podría ser innovadora para la ciencia planetaria, dijo Robert Zubrin, autor de "The Case for Mars" y fundador de The Mars Society, una organización sin fines de lucro que aboga por la exploración humana del planeta rojo.

"Los rovers pueden viajar un par de cientos de metros por día, pero un vehículo de vuelo podría hacerlo en un par de segundos", dijo Zubrin. "Dentro de diez años, podríamos enviar helicópteros a Marte que vuelen, aterricen en algún lugar y suelten rovers para hacer algo de ciencia en un área específica. Sería fantástico".

In addition to the helicopter test, the Perseverance rover will take measurements of Martian weather, monitor dust storms, use radar instruments to probe geologic features underground and conduct experiments to see if oxygen for breathing and propellant can be produced from Mars' carbon dioxide-rich atmosphere — an essential concern if NASA intends to eventually send astronauts to the red planet.


NASA kicked off a new era of Mars exploration Thursday with the successful landing of Perseverance, a car-size robotic explorer that will search for traces of ancient life on the planet and collect what could be the first rocky samples from Mars that are sent back to Earth.

The rover touched down at around 3:55 p.m. ET, after executing a daring and dramatic landing that had been nicknamed the "seven minutes of terror." Perseverance is now NASA's fifth rover to land on Mars and is set to begin a two-year mission to roam its surface and search for signs of ancient microbial life.

It is also the latest of three new missions that arrived at the red planet in February. Earlier this month, two other spacecraft launched by the United Arab Emirates and China reached Mars and moved into orbit around the planet.

The much-anticipated Perseverance mission could answer key questions about Mars' history and evolution, but it's also a crucial stepping stone toward NASA's goal of sending humans to explore the red planet.

For now, mission planners at the agency's Jet Propulsion Laboratory in Pasadena, California, are breathing a huge sigh of relief. Only around half of all previous attempts to land on Mars have succeeded, and the Perseverance rover's planned touchdown was considered the riskiest and most challenging.

"I’m amazed that everything went pretty much according to plan," Steve Jurczyk, NASA's acting administrator, said Thursday in a post-landing news briefing. "When I heard the touchdown signal come back and saw the first image, I cannot tell you how overcome with emotion I was and how happy I was."

NASA is expecting big rewards from the $3 billion Perseverance mission. The rover is not only the agency's most sophisticated robotic explorer, but it's also the first stage of a broader initiative to collect samples of Martian rocks and sediments and send them to Earth.

These efforts will help pave the way for human exploration of the red planet, said Janet Ivey, president of Explore Mars, a nonprofit organization that advocates for sending astronauts to Mars.

"There's a real probability that the Perseverance mission increases the chances of seeing humans on Mars in my lifetime," she said. "We're really embarking on the grandest adventure."

The rover will spend the next few days taking pictures of its surroundings as mission controllers on Earth monitor the health of the spacecraft and its instruments. Engineers will then upload new flight software so that Perseverance can get to work.

"Now the amazing science starts," said Thomas Zurbuchen, associate administrator for the NASA's science mission directorate. "Every yard on the surface of Mars is a yard for Mars sample return."

The Perseverance rover landed in an area of Mars known as the Jezero Crater, a 28-mile-wide basin that lies just north of the Martian equator.

There is evidence that an ancient river once flowed into Jezero, forming a delta billions of years ago that had all the right ingredients for life to arise. It's in this region that Perseverance will be able to inspect rocks as old as 3.6 billion years and search for biosignatures, or traces of organic matter, in the Martian sediments.

"We expect the best places to look for biosignatures would be in Jezero’s lakebed or in shoreline sediments that could be encrusted with carbonate minerals, which are especially good at preserving certain kinds of fossilized life on Earth," Ken Williford, deputy project scientist for the Perseverance mission at the Jet Propulsion Laboratory, said in a statement. "But as we search for evidence of ancient microbes on an ancient alien world, it’s important to keep an open mind."

The Perseverance rover, which launched into space in July 2020, is equipped with a drill, a 7-foot-long robotic arm and seven different science instruments.

The rover is also carrying a small helicopter, dubbed Ingenuity, that will be used to attempt the first controlled flight on another planet. If successful, the helicopter technology could be groundbreaking for planetary science, said Robert Zubrin, author of “The Case for Mars” and founder of The Mars Society, a nonprofit organization that advocates for human exploration of the red planet.

"Rovers can travel a couple hundred meters a day, but a flight vehicle could do that in a couple seconds," Zubrin said. "Ten years from now, we could send helicopters to Mars that fly around, land somewhere and let loose rovers to do some science in a specific area. That would be fantastic."

In addition to the helicopter test, the Perseverance rover will take measurements of Martian weather, monitor dust storms, use radar instruments to probe geologic features underground and conduct experiments to see if oxygen for breathing and propellant can be produced from Mars' carbon dioxide-rich atmosphere — an essential concern if NASA intends to eventually send astronauts to the red planet.


NASA kicked off a new era of Mars exploration Thursday with the successful landing of Perseverance, a car-size robotic explorer that will search for traces of ancient life on the planet and collect what could be the first rocky samples from Mars that are sent back to Earth.

The rover touched down at around 3:55 p.m. ET, after executing a daring and dramatic landing that had been nicknamed the "seven minutes of terror." Perseverance is now NASA's fifth rover to land on Mars and is set to begin a two-year mission to roam its surface and search for signs of ancient microbial life.

It is also the latest of three new missions that arrived at the red planet in February. Earlier this month, two other spacecraft launched by the United Arab Emirates and China reached Mars and moved into orbit around the planet.

The much-anticipated Perseverance mission could answer key questions about Mars' history and evolution, but it's also a crucial stepping stone toward NASA's goal of sending humans to explore the red planet.

For now, mission planners at the agency's Jet Propulsion Laboratory in Pasadena, California, are breathing a huge sigh of relief. Only around half of all previous attempts to land on Mars have succeeded, and the Perseverance rover's planned touchdown was considered the riskiest and most challenging.

"I’m amazed that everything went pretty much according to plan," Steve Jurczyk, NASA's acting administrator, said Thursday in a post-landing news briefing. "When I heard the touchdown signal come back and saw the first image, I cannot tell you how overcome with emotion I was and how happy I was."

NASA is expecting big rewards from the $3 billion Perseverance mission. The rover is not only the agency's most sophisticated robotic explorer, but it's also the first stage of a broader initiative to collect samples of Martian rocks and sediments and send them to Earth.

These efforts will help pave the way for human exploration of the red planet, said Janet Ivey, president of Explore Mars, a nonprofit organization that advocates for sending astronauts to Mars.

"There's a real probability that the Perseverance mission increases the chances of seeing humans on Mars in my lifetime," she said. "We're really embarking on the grandest adventure."

The rover will spend the next few days taking pictures of its surroundings as mission controllers on Earth monitor the health of the spacecraft and its instruments. Engineers will then upload new flight software so that Perseverance can get to work.

"Now the amazing science starts," said Thomas Zurbuchen, associate administrator for the NASA's science mission directorate. "Every yard on the surface of Mars is a yard for Mars sample return."

The Perseverance rover landed in an area of Mars known as the Jezero Crater, a 28-mile-wide basin that lies just north of the Martian equator.

There is evidence that an ancient river once flowed into Jezero, forming a delta billions of years ago that had all the right ingredients for life to arise. It's in this region that Perseverance will be able to inspect rocks as old as 3.6 billion years and search for biosignatures, or traces of organic matter, in the Martian sediments.

"We expect the best places to look for biosignatures would be in Jezero’s lakebed or in shoreline sediments that could be encrusted with carbonate minerals, which are especially good at preserving certain kinds of fossilized life on Earth," Ken Williford, deputy project scientist for the Perseverance mission at the Jet Propulsion Laboratory, said in a statement. "But as we search for evidence of ancient microbes on an ancient alien world, it’s important to keep an open mind."

The Perseverance rover, which launched into space in July 2020, is equipped with a drill, a 7-foot-long robotic arm and seven different science instruments.

The rover is also carrying a small helicopter, dubbed Ingenuity, that will be used to attempt the first controlled flight on another planet. If successful, the helicopter technology could be groundbreaking for planetary science, said Robert Zubrin, author of “The Case for Mars” and founder of The Mars Society, a nonprofit organization that advocates for human exploration of the red planet.

"Rovers can travel a couple hundred meters a day, but a flight vehicle could do that in a couple seconds," Zubrin said. "Ten years from now, we could send helicopters to Mars that fly around, land somewhere and let loose rovers to do some science in a specific area. That would be fantastic."

In addition to the helicopter test, the Perseverance rover will take measurements of Martian weather, monitor dust storms, use radar instruments to probe geologic features underground and conduct experiments to see if oxygen for breathing and propellant can be produced from Mars' carbon dioxide-rich atmosphere — an essential concern if NASA intends to eventually send astronauts to the red planet.


NASA kicked off a new era of Mars exploration Thursday with the successful landing of Perseverance, a car-size robotic explorer that will search for traces of ancient life on the planet and collect what could be the first rocky samples from Mars that are sent back to Earth.

The rover touched down at around 3:55 p.m. ET, after executing a daring and dramatic landing that had been nicknamed the "seven minutes of terror." Perseverance is now NASA's fifth rover to land on Mars and is set to begin a two-year mission to roam its surface and search for signs of ancient microbial life.

It is also the latest of three new missions that arrived at the red planet in February. Earlier this month, two other spacecraft launched by the United Arab Emirates and China reached Mars and moved into orbit around the planet.

The much-anticipated Perseverance mission could answer key questions about Mars' history and evolution, but it's also a crucial stepping stone toward NASA's goal of sending humans to explore the red planet.

For now, mission planners at the agency's Jet Propulsion Laboratory in Pasadena, California, are breathing a huge sigh of relief. Only around half of all previous attempts to land on Mars have succeeded, and the Perseverance rover's planned touchdown was considered the riskiest and most challenging.

"I’m amazed that everything went pretty much according to plan," Steve Jurczyk, NASA's acting administrator, said Thursday in a post-landing news briefing. "When I heard the touchdown signal come back and saw the first image, I cannot tell you how overcome with emotion I was and how happy I was."

NASA is expecting big rewards from the $3 billion Perseverance mission. The rover is not only the agency's most sophisticated robotic explorer, but it's also the first stage of a broader initiative to collect samples of Martian rocks and sediments and send them to Earth.

These efforts will help pave the way for human exploration of the red planet, said Janet Ivey, president of Explore Mars, a nonprofit organization that advocates for sending astronauts to Mars.

"There's a real probability that the Perseverance mission increases the chances of seeing humans on Mars in my lifetime," she said. "We're really embarking on the grandest adventure."

The rover will spend the next few days taking pictures of its surroundings as mission controllers on Earth monitor the health of the spacecraft and its instruments. Engineers will then upload new flight software so that Perseverance can get to work.

"Now the amazing science starts," said Thomas Zurbuchen, associate administrator for the NASA's science mission directorate. "Every yard on the surface of Mars is a yard for Mars sample return."

The Perseverance rover landed in an area of Mars known as the Jezero Crater, a 28-mile-wide basin that lies just north of the Martian equator.

There is evidence that an ancient river once flowed into Jezero, forming a delta billions of years ago that had all the right ingredients for life to arise. It's in this region that Perseverance will be able to inspect rocks as old as 3.6 billion years and search for biosignatures, or traces of organic matter, in the Martian sediments.

"We expect the best places to look for biosignatures would be in Jezero’s lakebed or in shoreline sediments that could be encrusted with carbonate minerals, which are especially good at preserving certain kinds of fossilized life on Earth," Ken Williford, deputy project scientist for the Perseverance mission at the Jet Propulsion Laboratory, said in a statement. "But as we search for evidence of ancient microbes on an ancient alien world, it’s important to keep an open mind."

The Perseverance rover, which launched into space in July 2020, is equipped with a drill, a 7-foot-long robotic arm and seven different science instruments.

The rover is also carrying a small helicopter, dubbed Ingenuity, that will be used to attempt the first controlled flight on another planet. If successful, the helicopter technology could be groundbreaking for planetary science, said Robert Zubrin, author of “The Case for Mars” and founder of The Mars Society, a nonprofit organization that advocates for human exploration of the red planet.

"Rovers can travel a couple hundred meters a day, but a flight vehicle could do that in a couple seconds," Zubrin said. "Ten years from now, we could send helicopters to Mars that fly around, land somewhere and let loose rovers to do some science in a specific area. That would be fantastic."

In addition to the helicopter test, the Perseverance rover will take measurements of Martian weather, monitor dust storms, use radar instruments to probe geologic features underground and conduct experiments to see if oxygen for breathing and propellant can be produced from Mars' carbon dioxide-rich atmosphere — an essential concern if NASA intends to eventually send astronauts to the red planet.


NASA kicked off a new era of Mars exploration Thursday with the successful landing of Perseverance, a car-size robotic explorer that will search for traces of ancient life on the planet and collect what could be the first rocky samples from Mars that are sent back to Earth.

The rover touched down at around 3:55 p.m. ET, after executing a daring and dramatic landing that had been nicknamed the "seven minutes of terror." Perseverance is now NASA's fifth rover to land on Mars and is set to begin a two-year mission to roam its surface and search for signs of ancient microbial life.

It is also the latest of three new missions that arrived at the red planet in February. Earlier this month, two other spacecraft launched by the United Arab Emirates and China reached Mars and moved into orbit around the planet.

The much-anticipated Perseverance mission could answer key questions about Mars' history and evolution, but it's also a crucial stepping stone toward NASA's goal of sending humans to explore the red planet.

For now, mission planners at the agency's Jet Propulsion Laboratory in Pasadena, California, are breathing a huge sigh of relief. Only around half of all previous attempts to land on Mars have succeeded, and the Perseverance rover's planned touchdown was considered the riskiest and most challenging.

"I’m amazed that everything went pretty much according to plan," Steve Jurczyk, NASA's acting administrator, said Thursday in a post-landing news briefing. "When I heard the touchdown signal come back and saw the first image, I cannot tell you how overcome with emotion I was and how happy I was."

NASA is expecting big rewards from the $3 billion Perseverance mission. The rover is not only the agency's most sophisticated robotic explorer, but it's also the first stage of a broader initiative to collect samples of Martian rocks and sediments and send them to Earth.

These efforts will help pave the way for human exploration of the red planet, said Janet Ivey, president of Explore Mars, a nonprofit organization that advocates for sending astronauts to Mars.

"There's a real probability that the Perseverance mission increases the chances of seeing humans on Mars in my lifetime," she said. "We're really embarking on the grandest adventure."

The rover will spend the next few days taking pictures of its surroundings as mission controllers on Earth monitor the health of the spacecraft and its instruments. Engineers will then upload new flight software so that Perseverance can get to work.

"Now the amazing science starts," said Thomas Zurbuchen, associate administrator for the NASA's science mission directorate. "Every yard on the surface of Mars is a yard for Mars sample return."

The Perseverance rover landed in an area of Mars known as the Jezero Crater, a 28-mile-wide basin that lies just north of the Martian equator.

There is evidence that an ancient river once flowed into Jezero, forming a delta billions of years ago that had all the right ingredients for life to arise. It's in this region that Perseverance will be able to inspect rocks as old as 3.6 billion years and search for biosignatures, or traces of organic matter, in the Martian sediments.

"We expect the best places to look for biosignatures would be in Jezero’s lakebed or in shoreline sediments that could be encrusted with carbonate minerals, which are especially good at preserving certain kinds of fossilized life on Earth," Ken Williford, deputy project scientist for the Perseverance mission at the Jet Propulsion Laboratory, said in a statement. "But as we search for evidence of ancient microbes on an ancient alien world, it’s important to keep an open mind."

The Perseverance rover, which launched into space in July 2020, is equipped with a drill, a 7-foot-long robotic arm and seven different science instruments.

The rover is also carrying a small helicopter, dubbed Ingenuity, that will be used to attempt the first controlled flight on another planet. If successful, the helicopter technology could be groundbreaking for planetary science, said Robert Zubrin, author of “The Case for Mars” and founder of The Mars Society, a nonprofit organization that advocates for human exploration of the red planet.

"Rovers can travel a couple hundred meters a day, but a flight vehicle could do that in a couple seconds," Zubrin said. "Ten years from now, we could send helicopters to Mars that fly around, land somewhere and let loose rovers to do some science in a specific area. That would be fantastic."

In addition to the helicopter test, the Perseverance rover will take measurements of Martian weather, monitor dust storms, use radar instruments to probe geologic features underground and conduct experiments to see if oxygen for breathing and propellant can be produced from Mars' carbon dioxide-rich atmosphere — an essential concern if NASA intends to eventually send astronauts to the red planet.


Ver el vídeo: Como ser COCINERO en CRUCEROS? Cuales son los principales REQUISITOS?? (Octubre 2021).