Nuevas recetas

¡Tenemos un ganador para el libro de cocina de Acción de Gracias y Navidad del Consejo Culinario de Macy's!

¡Tenemos un ganador para el libro de cocina de Acción de Gracias y Navidad del Consejo Culinario de Macy's!

Comparta su tradición de desfile favorita para tener la oportunidad de ganar este nuevo libro firmado por Emeril Lagasse

ACTUALIZADO: Tenemos un enrollador para el Libro de cocina para el Día de Acción de Gracias y las Fiestas del Consejo Culinario de Macy's! enhorabuena a mtncook825 cuya tradición favorita de Acción de Gracias de ver el desfile en la televisión siempre se divierte con panecillos caseros, bollos y café en el sofá, les ganó una copia del libro de cocina firmado por Emeril Lagasse. ¡Gracias a todos los que participaron!

Para celebrar el 85 aniversario del desfile, estamos comenzando las festividades temprano, uniéndonos con The Macy's Culinary Council y su nuevo Libro de cocina de Acción de Gracias y vacaciones. Lleno de recetas deliciosas y útiles consejos de chefs como Cat Cora, Wolfgang Puck y Marcus Samuelsson, el libro es lo que debe tener a mano al planificar fiestas navideñas.

¡Y regalamos una copia, firmada por Emeril Lagasse, antes de que salga a la venta!

Para participar, simplemente inicie sesión y deje un comentario compartiendo su tradición favorita de Acción de Gracias.

El concurso finaliza el 12 de octubre, así que vuelve a consultar el 13 para saber cuándo anunciaremos al ganador aquí, en Facebook y Gorjeo. ¡Buena suerte!

¡Haga clic aquí para ver cómo Iron Chef Cat Cora y Emeril Lagasse celebran la mañana de Acción de Gracias!


Talkin & # 8217 Turquía con Marc Forgione

Ayer fue un día de otoño ridículamente pintoresco en la ciudad de Nueva York, el tipo de día en el que sientes que algo grandioso está a punto de suceder. Para Marc Forgione, lo hizo. El Iron Chef de 32 años recibió ayer la noticia de que, por tercer año consecutivo, su restaurante homónimo en Tribeca había recibido una codiciada estrella Michelin, colocándolo entre los restaurantes de élite de la ciudad.

Cuando entré por las puertas para encontrarme con Forgione, él se estaba dirigiendo a su personal en una de las grandes mesas en el comedor principal del espacio similar a una casa de campo. Me senté en el bar, a la vista (y el olor) de bandejas llenas de panecillos recién horneados. Unos pocos empleados callejeros zumbaron, preparándose para el servicio de la cena, y el famoso chef con mohawks habló sobre el menú de la noche y el # 8217 antes de reflexionar sobre la importancia de obtener el visto bueno de Michelin tres años seguidos. Siguió una fuerte ronda de aplausos y todo volvió al trabajo.

Unos minutos más tarde, Forgione, vestido con su chaqueta negra de chef, me saludó. Estábamos allí para hablar de pavo. Específicamente, su contribución al nuevo libro de cocina de Macy & # 8217s Culinary Council & # 8217s, que se publicará esta semana, que incluye una receta de carne de pavo que suena deliciosa. (Para obtener más información sobre el libro de cocina para las fiestas y el Día de Acción de Gracias del Consejo Culinario de Macy's, visite el Día de la Mujer). Pero no pude resistirme a preguntarle sobre todo lo que le ha sucedido a Forgione en los últimos años: la sorprendente victoria de Iron Chef, las estrellas Michelin, su ascenso en las filas culinarias cerca de su padre Larry Forgione, considerado el padrino de la nueva cocina americana y una gran influencia en la preparación impulsada por la temporada.

& # 8220 No & # 8217t sé si conoces la historia de este lugar, & # 8221 Forgione me dice, mirándome a los ojos. & # 8220Pero estábamos a días de cerrar. La economía estaba mal. Estaba empezando a pensar que tal vez había tomado una decisión equivocada, que lo que estaba cocinando era lo mejor para mí, pero no lo era para los clientes.

Sin embargo, perseveró, ganando estrellas Michelin y New York Times (dos en el último caso), y luego, por supuesto, saltó a la fama nacional en 2010 como The Next Iron Chef. Desde entonces, se ha vuelto lo suficientemente reconocible como para que lo detuvieran en las calles; recientemente, los fanáticos lo vieron mientras viajaba por Wisconsin, dice & # 8220 & # 8217; me ha costado un poco acostumbrarse & # 8221 y el restaurante Marc Forgione, que era casi uno de los innumerables restaurantes fallidos en la escena gastronómica de la ciudad de Nueva York en un año determinado, pasó de ser un destino vecinal que sirve cocina con ingredientes frescos a un destino gastronómico, un lugar que se ha convertido en una visita obligada en cualquier itinerario gastronómico.

Si bien la fama y los elogios llevarían a algunos chefs a expandirse rápidamente y pasar menos tiempo en la cocina, Forgione dice que se deleita desafiando las tendencias. Si bien está agradecido por el estatus que le otorgan Iron Chef y otras apariciones en televisión, lamenta el hecho de que las celebridades como chef sean algo a lo que ahora aspiran los jóvenes cocineros. & # 8220 Te garantizo esto - & # 8221 dice, pasando de intenso a casi aterrador, & # 8220 nadie que sea un chef famoso hoy comenzó su carrera diciendo que quería ser un chef famoso. Trabajé detrás de la estufa durante años. Morimoto trabajó detrás de la estufa caliente durante años. & # 8221

Aligerando un poco, señala, & # 8220Los clientes entran al restaurante y se sorprenden al verme en la cocina cocinando. Me gusta así. & # 8221

Además de su devoción por la cocina y su restaurante, a Forgione le encanta involucrarse con la comunidad. Para el libro de cocina de Macy & # 8217s, se une a Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless y otros para brindar giros inteligentes sobre los clásicos de Acción de Gracias. Desarrolló su receta de pierna de pavo porque, cuando era niño, odiaba tener que pelear por la suculenta carne oscura de una de las dos piernas de pavo que la carne, dice, ofrece a todos en la mesa.

Y también está intensificando su trabajo caritativo, encabezando un evento el 15 de noviembre en el restaurante Marc Forgione en beneficio de Feeding America, la principal organización para aliviar el hambre en los EE. UU. El beneficio mínimo de $ 1,000 por cabeza, & # 8220Coast To Coast Wine and Dine, & # 8221 cuenta con cinco chefs con estrellas Michelin de Nueva York (él mismo y sus amigos Missy Robbins de A Voce, Justin Bogle de Gilt, Brad Farmerie de Public y John Fraser de Dovetail) cocinando platos para combinar con cinco de los mejores enólogos de Napa conocidos. Es un emparejamiento prometedor de chefs de la costa este y vinos de la costa oeste, pero el objetivo principal es ayudar a alimentar a los hambrientos.

Hacer un evento de caridad es algo natural, dice Forgione. & # 8220Siempre estoy dando. Cocino para la gente. & # 8221 Amén.


Talkin & # 8217 Turquía con Marc Forgione

Ayer fue un día de otoño ridículamente pintoresco en la ciudad de Nueva York, el tipo de día en el que sientes que algo grandioso está a punto de suceder. Para Marc Forgione, lo hizo. El Iron Chef de 32 años recibió ayer la noticia de que, por tercer año consecutivo, su restaurante homónimo en Tribeca había recibido una codiciada estrella Michelin, colocándolo entre los restaurantes de élite de la ciudad.

Cuando entré por las puertas para encontrarme con Forgione, él se estaba dirigiendo a su personal en una de las grandes mesas en el comedor principal del espacio similar a una casa de campo. Me senté en el bar, a la vista (y el olor) de bandejas llenas de panecillos recién horneados. Unos pocos empleados callejeros se apresuraron a prepararse para el servicio de la cena, y el famoso chef con mohawks habló sobre el menú de la noche y el # 8217 antes de reflexionar sobre la importancia de obtener el visto bueno de Michelin tres años seguidos. Siguió una fuerte ronda de aplausos y todo volvió al trabajo.

Unos minutos más tarde, Forgione, vestido con su chaqueta negra de chef, me saludó. Estábamos allí para hablar de pavo. Específicamente, su contribución al nuevo libro de cocina de Macy & # 8217s Culinary Council & # 8217s, que se publicará esta semana, que incluye una receta de carne de pavo que suena deliciosa. (Para obtener más información sobre el libro de cocina para las fiestas y el Día de Acción de Gracias del Consejo Culinario de Macy's, visite el Día de la Mujer). Pero no pude resistirme a preguntar sobre todo lo que le ha sucedido a Forgione en los últimos años: la sorprendente victoria de Iron Chef, las estrellas Michelin, su ascenso en las filas culinarias cerca de su padre Larry Forgione, considerado el padrino de la nueva cocina americana y una gran influencia en la preparación impulsada por la temporada.

& # 8220 No & # 8217t sé si conoces la historia de este lugar, & # 8221 Forgione me dice, mirándome a los ojos. & # 8220Pero estábamos a días de cerrar. La economía estaba mal. Estaba empezando a pensar que tal vez había tomado una decisión equivocada, que lo que estaba cocinando era lo mejor para mí, pero no lo era para los clientes.

Sin embargo, perseveró, ganando estrellas Michelin y New York Times (dos en el último caso), y luego, por supuesto, saltó a la fama nacional en 2010 como The Next Iron Chef. Desde entonces, se ha vuelto lo suficientemente reconocible como para que lo detuvieran en las calles; recientemente, los fanáticos lo vieron mientras viajaba por Wisconsin, dice & # 8220 & # 8217; me ha costado un poco acostumbrarse & # 8221 y el restaurante Marc Forgione, que era Casi uno de los innumerables restaurantes fallidos en la escena gastronómica de la ciudad de Nueva York en un año determinado, pasó de ser un destino vecinal que sirve cocina con ingredientes frescos a un destino gastronómico, un lugar que se ha convertido en una visita obligada en cualquier itinerario gastronómico.

Si bien la fama y los elogios llevarían a algunos chefs a expandirse rápidamente y pasar menos tiempo en la cocina, Forgione dice que se deleita desafiando las tendencias. Si bien está agradecido por el estatus que le otorgan Iron Chef y otras apariciones en televisión, lamenta el hecho de que las celebridades como chef sean algo a lo que ahora aspiran los cocineros jóvenes. & # 8220 Te garantizo esto - & # 8221 dice, pasando de intenso a casi aterrador, & # 8220 nadie que sea un chef famoso hoy comenzó su carrera diciendo que quería ser un chef famoso. Trabajé detrás de la estufa durante años. Morimoto trabajó detrás de la estufa caliente durante años. & # 8221

Aligerando un poco, señala, & # 8220Los clientes entran al restaurante y se sorprenden al verme en la cocina cocinando. Me gusta así. & # 8221

Además de su devoción por la cocina y su restaurante, a Forgione le encanta involucrarse con la comunidad. Para el libro de cocina de Macy & # 8217s, se une a Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless y otros para proporcionar giros inteligentes sobre los clásicos de Acción de Gracias. Desarrolló su receta de pierna de pavo porque, cuando era niño, odiaba tener que pelear por la suculenta carne oscura de una de las dos piernas de pavo que la carne, dice, ofrece a todos en la mesa.

Y también está intensificando su trabajo caritativo, encabezando un evento el 15 de noviembre en el restaurante Marc Forgione en beneficio de Feeding America, la principal organización para aliviar el hambre en los EE. UU. El beneficio mínimo de $ 1,000 por cabeza, & # 8220Coast To Coast Wine and Dine, & # 8221 cuenta con cinco chefs con estrellas Michelin de Nueva York (él mismo y sus amigos Missy Robbins de A Voce, Justin Bogle de Gilt, Brad Farmerie de Public y John Fraser de Dovetail) cocinando platos para combinar con cinco de los mejores enólogos de Napa conocidos. Es un emparejamiento prometedor de chefs de la costa este y vinos de la costa oeste, pero el objetivo principal es ayudar a alimentar a los hambrientos.

Hacer un evento de caridad es algo natural, dice Forgione. & # 8220Siempre estoy dando. Cocino para la gente. & # 8221 Amén.


Talkin & # 8217 Turquía con Marc Forgione

Ayer fue un día de otoño ridículamente pintoresco en la ciudad de Nueva York, el tipo de día en el que sientes que algo grandioso está a punto de suceder. Para Marc Forgione, lo hizo. El Iron Chef de 32 años recibió ayer la noticia de que, por tercer año consecutivo, su restaurante homónimo en Tribeca había recibido una codiciada estrella Michelin, colocándolo entre los restaurantes de élite de la ciudad.

Cuando entré por las puertas para encontrarme con Forgione, él se estaba dirigiendo a su personal en una de las grandes mesas en el comedor principal del espacio similar a una casa de campo. Me senté en el bar, a la vista (y el olor) de bandejas llenas de panecillos recién horneados. Unos pocos empleados callejeros se apresuraron a prepararse para el servicio de la cena, y el famoso chef con mohawks habló sobre el menú de la noche y el # 8217 antes de reflexionar sobre la importancia de obtener el visto bueno de Michelin tres años seguidos. Siguió una fuerte ronda de aplausos y todo volvió al trabajo.

Unos minutos más tarde, Forgione, vestido con su chaqueta negra de chef, me saludó. Estábamos allí para hablar de pavo. Específicamente, su contribución al nuevo libro de cocina de Macy & # 8217s Culinary Council & # 8217s, que se publicará esta semana, que incluye una receta de carne de pavo que suena deliciosa. (Para obtener más información sobre el libro de cocina para las fiestas y el Día de Acción de Gracias del Consejo Culinario de Macy's, visite el Día de la Mujer). Pero no pude resistirme a preguntar sobre todo lo que le ha sucedido a Forgione en los últimos años: la sorprendente victoria de Iron Chef, las estrellas Michelin, su ascenso en las filas culinarias cerca de su padre Larry Forgione, considerado el padrino de la nueva cocina americana y una gran influencia en la preparación impulsada por la temporada.

& # 8220 No & # 8217t sé si conoces la historia de este lugar, & # 8221 Forgione me dice, mirándome a los ojos. & # 8220Pero estábamos a días de cerrar. La economía estaba mal. Estaba empezando a pensar que tal vez había tomado una decisión equivocada, que lo que estaba cocinando era lo mejor para mí, pero no lo era para los clientes.

Sin embargo, perseveró, ganando estrellas Michelin y New York Times (dos en el último caso), y luego, por supuesto, saltó a la fama nacional en 2010 como The Next Iron Chef. Desde entonces, se ha vuelto lo suficientemente reconocible como para que lo detuvieran en las calles; recientemente, los fanáticos lo vieron mientras viajaba por Wisconsin, dice & # 8220 & # 8217; me ha costado un poco acostumbrarse & # 8221 y el restaurante Marc Forgione, que era Casi uno de los innumerables restaurantes fallidos en la escena gastronómica de la ciudad de Nueva York en un año determinado, pasó de ser un destino vecinal que sirve cocina con ingredientes frescos a un destino gastronómico, un lugar que se ha convertido en una visita obligada en cualquier itinerario gastronómico.

Si bien la fama y los elogios llevarían a algunos chefs a expandirse rápidamente y pasar menos tiempo en la cocina, Forgione dice que se deleita desafiando las tendencias. Si bien está agradecido por el estatus que le otorgan Iron Chef y otras apariciones en televisión, lamenta el hecho de que las celebridades como chef sean algo a lo que ahora aspiran los jóvenes cocineros. & # 8220 Te garantizo esto - & # 8221 dice, pasando de intenso a casi aterrador, & # 8220, nadie que sea un chef famoso hoy comenzó su carrera diciendo que quería ser un chef famoso. Trabajé detrás de la estufa durante años. Morimoto trabajó detrás de la estufa caliente durante años. & # 8221

Aligerando un poco, señala, & # 8220Los clientes entran al restaurante y se sorprenden al verme en la cocina cocinando. Me gusta así. & # 8221

Además de su devoción por la cocina y su restaurante, a Forgione le encanta involucrarse con la comunidad. Para el libro de cocina de Macy & # 8217s, se une a Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless y otros para brindar giros inteligentes sobre los clásicos de Acción de Gracias. Desarrolló su receta de pavo de pierna de pavo porque cuando era niño, odiaba tener que pelear por la suculenta carne oscura de una de las dos piernas de pavo que el rollo, dice, ofrece a todos en la mesa una probada.

Y también está intensificando su trabajo caritativo, encabezando un evento el 15 de noviembre en el restaurante Marc Forgione en beneficio de Feeding America, la principal organización para aliviar el hambre en los EE. UU. El beneficio mínimo de $ 1,000 por cabeza, & # 8220Coast To Coast Wine and Dine, & # 8221 cuenta con cinco chefs con estrellas Michelin de Nueva York (él mismo y sus amigos Missy Robbins de A Voce, Justin Bogle de Gilt, Brad Farmerie de Public y John Fraser de Dovetail) cocinando platos para combinar con cinco de los mejores enólogos de Napa conocidos. Es un emparejamiento prometedor de chefs de la costa este y vinos de la costa oeste, pero el objetivo principal es ayudar a alimentar a los hambrientos.

Hacer un evento de caridad es algo natural, dice Forgione. & # 8220Siempre estoy dando. Cocino para la gente. & # 8221 Amén.


Talkin & # 8217 Turquía con Marc Forgione

Ayer fue un día de otoño ridículamente pintoresco en la ciudad de Nueva York, el tipo de día en el que sientes que algo grandioso está a punto de suceder. Para Marc Forgione, lo hizo. El Iron Chef de 32 años recibió ayer la noticia de que, por tercer año consecutivo, su restaurante homónimo en Tribeca había recibido una codiciada estrella Michelin, colocándolo entre los restaurantes de élite de la ciudad.

Cuando entré por las puertas para encontrarme con Forgione, él se estaba dirigiendo a su personal en una de las grandes mesas en el comedor principal del espacio similar a una casa de campo. Me senté en el bar, a la vista (y el olor) de bandejas llenas de panecillos recién horneados. Unos pocos empleados callejeros se apresuraron a prepararse para el servicio de la cena, y el famoso chef con mohawks habló sobre el menú de la noche y el # 8217 antes de reflexionar sobre la importancia de obtener el visto bueno de Michelin tres años seguidos. Siguió una fuerte ronda de aplausos y todo volvió al trabajo.

Unos minutos más tarde, Forgione, vestido con su chaqueta negra de chef, me saludó. Estábamos allí para hablar de pavo. Específicamente, su contribución al nuevo libro de cocina de Macy & # 8217s Culinary Council & # 8217s, que se publicará esta semana, que incluye una receta de carne de pavo que suena deliciosa. (Para obtener más información sobre el libro de cocina para las fiestas y el Día de Acción de Gracias del Consejo Culinario de Macy's, visite el Día de la Mujer). Pero no pude resistirme a preguntarle sobre todo lo que le ha sucedido a Forgione en los últimos años: la sorprendente victoria de Iron Chef, las estrellas Michelin, su ascenso en las filas culinarias cerca de su padre Larry Forgione, considerado el padrino de la nueva cocina americana y una gran influencia en la preparación impulsada por la temporada.

& # 8220 No & # 8217t sé si conoces la historia de este lugar, & # 8221 Forgione me dice, mirándome a los ojos. & # 8220Pero estábamos a días de cerrar. La economía estaba mal. Estaba empezando a pensar que tal vez había tomado una decisión equivocada, que lo que estaba cocinando era lo mejor para mí, pero no lo era para los clientes.

Sin embargo, perseveró, ganando estrellas Michelin y New York Times (dos en el último caso), y luego, por supuesto, saltó a la fama nacional en 2010 como The Next Iron Chef. Desde entonces, se ha vuelto lo suficientemente reconocible como para que lo detuvieran en las calles; recientemente, los fanáticos lo vieron mientras viajaba por Wisconsin, dice & # 8220 & # 8217; me ha costado un poco acostumbrarse & # 8221 y el restaurante Marc Forgione, que era Casi uno de los innumerables restaurantes fallidos en la escena gastronómica de la ciudad de Nueva York en un año determinado, pasó de ser un destino vecinal que sirve cocina con ingredientes frescos a un destino gastronómico, un lugar que se ha convertido en una visita obligada en cualquier itinerario gastronómico.

Si bien la fama y los elogios llevarían a algunos chefs a expandirse rápidamente y pasar menos tiempo en la cocina, Forgione dice que se deleita desafiando las tendencias. Si bien está agradecido por el estatus que le otorgan Iron Chef y otras apariciones en televisión, lamenta el hecho de que las celebridades como chef sean algo a lo que ahora aspiran los cocineros jóvenes. & # 8220 Te garantizo esto - & # 8221 dice, pasando de intenso a casi aterrador, & # 8220, nadie que sea un chef famoso hoy comenzó su carrera diciendo que quería ser un chef famoso. Trabajé detrás de la estufa durante años. Morimoto trabajó detrás de la estufa caliente durante años. & # 8221

Aligerando un poco, señala, & # 8220Los clientes entran al restaurante y se sorprenden al verme en la cocina cocinando. Me gusta así. & # 8221

Además de su devoción por la cocina y su restaurante, a Forgione le encanta involucrarse con la comunidad. Para el libro de cocina de Macy & # 8217s, se une a Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless y otros para proporcionar giros inteligentes sobre los clásicos de Acción de Gracias. Desarrolló su receta de pierna de pavo porque, cuando era niño, odiaba tener que pelear por la suculenta carne oscura de una de las dos piernas de pavo que la carne, dice, ofrece a todos en la mesa.

Y también está intensificando su trabajo caritativo, encabezando un evento el 15 de noviembre en el restaurante Marc Forgione en beneficio de Feeding America, la principal organización para aliviar el hambre en los EE. UU. El beneficio mínimo de $ 1,000 por cabeza, & # 8220Coast To Coast Wine and Dine, & # 8221 cuenta con cinco chefs con estrellas Michelin de Nueva York (él mismo y sus amigos Missy Robbins de A Voce, Justin Bogle de Gilt, Brad Farmerie de Public y John Fraser de Dovetail) cocinando platos para combinar con cinco de los mejores enólogos de Napa conocidos. Es un emparejamiento prometedor de chefs de la costa este y vinos de la costa oeste, pero el objetivo principal es ayudar a alimentar a los hambrientos.

Hacer un evento de caridad es algo natural, dice Forgione. & # 8220Siempre estoy dando. Cocino para la gente. & # 8221 Amén.


Talkin & # 8217 Turquía con Marc Forgione

Ayer fue un día de otoño ridículamente pintoresco en la ciudad de Nueva York, el tipo de día en el que sientes que algo grandioso está a punto de suceder. Para Marc Forgione, lo hizo. El Iron Chef de 32 años recibió ayer la noticia de que, por tercer año consecutivo, su restaurante homónimo en Tribeca había recibido una codiciada estrella Michelin, colocándolo entre los restaurantes de élite de la ciudad.

Cuando entré por las puertas para encontrarme con Forgione, él se estaba dirigiendo a su personal en una de las grandes mesas en el comedor principal del espacio similar a una casa de campo. Me senté en el bar, a la vista (y el olor) de bandejas llenas de panecillos recién horneados. Unos pocos empleados callejeros se apresuraron a prepararse para el servicio de la cena, y el famoso chef con mohawks habló sobre el menú de la noche y el # 8217 antes de reflexionar sobre la importancia de obtener el visto bueno de Michelin tres años seguidos. Siguió una fuerte ronda de aplausos y todo volvió al trabajo.

Unos minutos más tarde, Forgione, vestido con su chaqueta negra de chef, me saludó. Estábamos allí para hablar de pavo. Específicamente, su contribución al nuevo libro de cocina de Macy & # 8217s Culinary Council & # 8217s, que se publicará esta semana, que incluye una receta de carne de pavo que suena deliciosa. (Para obtener más información sobre el libro de cocina para las fiestas y el Día de Acción de Gracias del Consejo Culinario de Macy's, visite el Día de la Mujer). Pero no pude resistirme a preguntarle sobre todo lo que le ha sucedido a Forgione en los últimos años: la sorprendente victoria de Iron Chef, las estrellas Michelin, su ascenso en las filas culinarias cerca de su padre Larry Forgione, considerado el padrino de la nueva cocina americana y una gran influencia en la preparación impulsada por la temporada.

& # 8220 No & # 8217t sé si conoces la historia de este lugar, & # 8221 Forgione me dice, mirándome a los ojos. & # 8220Pero estábamos a días de cerrar. La economía estaba mal. Estaba empezando a pensar que tal vez había tomado una decisión equivocada, que lo que estaba cocinando era lo mejor para mí, pero no lo era para los clientes.

Sin embargo, perseveró, ganando estrellas Michelin y New York Times (dos en el último caso), y luego, por supuesto, saltó a la fama nacional en 2010 como The Next Iron Chef. Desde entonces, se ha vuelto lo suficientemente reconocible como para que lo detuvieran en las calles; recientemente, los fanáticos lo vieron mientras viajaba por Wisconsin, dice & # 8220 & # 8217; me ha costado un poco acostumbrarse & # 8221 y el restaurante Marc Forgione, que era Casi uno de los innumerables restaurantes fallidos en la escena gastronómica de la ciudad de Nueva York en un año determinado, pasó de ser un destino vecinal que sirve cocina con ingredientes frescos a un destino gastronómico, un lugar que se ha convertido en una visita obligada en cualquier itinerario gastronómico.

Si bien la fama y los elogios llevarían a algunos chefs a expandirse rápidamente y pasar menos tiempo en la cocina, Forgione dice que se deleita desafiando las tendencias. Si bien está agradecido por el estatus que le otorgan Iron Chef y otras apariciones en televisión, lamenta el hecho de que las celebridades como chef sean algo a lo que ahora aspiran los jóvenes cocineros. & # 8220 Te garantizo esto - & # 8221 dice, pasando de intenso a casi aterrador, & # 8220, nadie que sea un chef famoso hoy comenzó su carrera diciendo que quería ser un chef famoso. Trabajé detrás de la estufa durante años. Morimoto trabajó detrás de la estufa caliente durante años. & # 8221

Aligerando un poco, señala, & # 8220Los clientes entran al restaurante y se sorprenden al verme en la cocina cocinando. Me gusta así. & # 8221

Además de su devoción por la cocina y su restaurante, a Forgione le encanta involucrarse con la comunidad. Para el libro de cocina de Macy & # 8217s, se une a Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless y otros para brindar giros inteligentes sobre los clásicos de Acción de Gracias. Desarrolló su receta de pavo de pierna de pavo porque cuando era niño, odiaba tener que pelear por la suculenta carne oscura de una de las dos piernas de pavo que el rollo, dice, ofrece a todos en la mesa una probada.

Y también está intensificando su trabajo caritativo, encabezando un evento el 15 de noviembre en el restaurante Marc Forgione en beneficio de Feeding America, la principal organización para aliviar el hambre en los EE. UU. El beneficio mínimo de $ 1,000 por cabeza, & # 8220Coast To Coast Wine and Dine, & # 8221 cuenta con cinco chefs con estrellas Michelin de Nueva York (él mismo y sus amigos Missy Robbins de A Voce, Justin Bogle de Gilt, Brad Farmerie de Public y John Fraser de Dovetail) cocinando platos para combinar con cinco de los mejores enólogos de Napa conocidos. Es un emparejamiento prometedor de chefs de la costa este y vinos de la costa oeste, pero el objetivo principal es ayudar a alimentar a los hambrientos.

Hacer un evento de caridad es algo natural, dice Forgione. & # 8220Siempre estoy dando. Cocino para la gente. & # 8221 Amén.


Talkin & # 8217 Turquía con Marc Forgione

Ayer fue un día de otoño ridículamente pintoresco en la ciudad de Nueva York, el tipo de día en el que sientes que algo grandioso está a punto de suceder. Para Marc Forgione, lo hizo. El Iron Chef de 32 años recibió ayer la noticia de que, por tercer año consecutivo, su restaurante homónimo en Tribeca había recibido una codiciada estrella Michelin, colocándolo entre los restaurantes de élite de la ciudad.

Cuando entré por las puertas para encontrarme con Forgione, se estaba dirigiendo a su personal en una de las grandes mesas en el comedor principal del espacio similar a una casa de campo. Me senté en el bar, a la vista (y el olor) de bandejas llenas de panecillos recién horneados. Unos pocos empleados callejeros zumbaron, preparándose para el servicio de la cena, y el famoso chef con mohawks habló sobre el menú de la noche y el # 8217 antes de reflexionar sobre la importancia de obtener el visto bueno de Michelin tres años seguidos. Siguió una fuerte ronda de aplausos y todo volvió al trabajo.

Unos minutos más tarde, Forgione, vestido con su chaqueta negra de chef, me saludó. Estábamos allí para hablar de pavo. Específicamente, su contribución al nuevo libro de cocina de Macy & # 8217s Culinary Council & # 8217s, que se publicará esta semana, que incluye una receta de carne de pavo que suena deliciosa. (Para obtener más información sobre el libro de cocina para las fiestas y el Día de Acción de Gracias del Consejo Culinario de Macy's, visite el Día de la Mujer). Pero no pude resistirme a preguntarle sobre todo lo que le ha sucedido a Forgione en los últimos años: la sorprendente victoria de Iron Chef, las estrellas Michelin, su ascenso en las filas culinarias cerca de su padre Larry Forgione, considerado el padrino de la nueva cocina americana y una gran influencia en la preparación impulsada por la temporada.

& # 8220 No & # 8217t sé si conoces la historia de este lugar, & # 8221 Forgione me dice, mirándome a los ojos. & # 8220Pero estábamos a días de cerrar. La economía estaba mal. Estaba empezando a pensar que tal vez había tomado una decisión equivocada, que lo que estaba cocinando era lo mejor para mí, pero no lo era para los clientes.

Sin embargo, perseveró, ganando estrellas Michelin y New York Times (dos en el último caso), y luego, por supuesto, saltó a la fama nacional en 2010 como The Next Iron Chef. Desde entonces, se ha vuelto lo suficientemente reconocible como para que lo detuvieran en las calles; recientemente, los fanáticos lo vieron mientras viajaba por Wisconsin, dice & # 8220 & # 8217; me ha costado un poco acostumbrarse & # 8221 y el restaurante Marc Forgione, que era Casi uno de los innumerables restaurantes fallidos en la escena gastronómica de la ciudad de Nueva York en un año determinado, pasó de ser un destino vecinal que sirve cocina con ingredientes frescos a un destino gastronómico, un lugar que se ha convertido en una visita obligada en cualquier itinerario gastronómico.

Si bien la fama y los elogios llevarían a algunos chefs a expandirse rápidamente y pasar menos tiempo en la cocina, Forgione dice que se deleita desafiando las tendencias. Si bien está agradecido por el estatus que le otorgan Iron Chef y otras apariciones en televisión, lamenta el hecho de que las celebridades como chef sean algo a lo que ahora aspiran los cocineros jóvenes. & # 8220 Te garantizo esto - & # 8221 dice, pasando de intenso a casi aterrador, & # 8220, nadie que sea un chef famoso hoy comenzó su carrera diciendo que quería ser un chef famoso. Trabajé detrás de la estufa durante años. Morimoto trabajó detrás de la estufa caliente durante años. & # 8221

Aligerando un poco, señala, & # 8220Los clientes entran al restaurante y se sorprenden al verme en la cocina cocinando. Me gusta así. & # 8221

Además de su devoción por la cocina y su restaurante, a Forgione le encanta involucrarse con la comunidad. Para el libro de cocina de Macy & # 8217s, se une a Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless y otros para brindar giros inteligentes sobre los clásicos de Acción de Gracias. Desarrolló su receta de pierna de pavo porque, cuando era niño, odiaba tener que pelear por la suculenta carne oscura de una de las dos piernas de pavo que la carne, dice, ofrece a todos en la mesa.

Y también está intensificando su trabajo caritativo, encabezando un evento el 15 de noviembre en el restaurante Marc Forgione en beneficio de Feeding America, la principal organización para aliviar el hambre en los EE. UU. El beneficio mínimo de $ 1,000 por cabeza, & # 8220Coast To Coast Wine and Dine, & # 8221 cuenta con cinco chefs con estrellas Michelin de Nueva York (él mismo y sus amigos Missy Robbins de A Voce, Justin Bogle de Gilt, Brad Farmerie de Public y John Fraser de Dovetail) cocinando platos para combinar con cinco de los mejores enólogos de Napa conocidos. Es un emparejamiento prometedor de chefs de la costa este y vinos de la costa oeste, pero el objetivo principal es ayudar a alimentar a los hambrientos.

Hacer un evento de caridad es algo natural, dice Forgione. & # 8220Siempre estoy dando. Cocino para la gente. & # 8221 Amén.


Talkin & # 8217 Turquía con Marc Forgione

Ayer fue un día de otoño ridículamente pintoresco en la ciudad de Nueva York, el tipo de día en el que sientes que algo grandioso está a punto de suceder. Para Marc Forgione, lo hizo. El Iron Chef de 32 años recibió ayer la noticia de que, por tercer año consecutivo, su restaurante homónimo en Tribeca había recibido una codiciada estrella Michelin, colocándolo entre los restaurantes de élite de la ciudad.

Cuando entré por las puertas para encontrarme con Forgione, él se estaba dirigiendo a su personal en una de las grandes mesas en el comedor principal del espacio similar a una casa de campo. Me senté en el bar, a la vista (y el olor) de bandejas llenas de panecillos recién horneados. Unos pocos empleados callejeros se apresuraron a prepararse para el servicio de la cena, y el famoso chef con mohawks habló sobre el menú de la noche y el # 8217 antes de reflexionar sobre la importancia de obtener el visto bueno de Michelin tres años seguidos. Siguió una fuerte ronda de aplausos y todo volvió al trabajo.

Unos minutos más tarde, Forgione, vestido con su chaqueta negra de chef, me saludó. Estábamos allí para hablar de pavo. Específicamente, su contribución al nuevo libro de cocina de Macy & # 8217s Culinary Council & # 8217s, que se publicará esta semana, que incluye una receta de carne de pavo que suena deliciosa. (Para obtener más información sobre el libro de cocina para las fiestas y el Día de Acción de Gracias del Consejo Culinario de Macy's, visite el Día de la Mujer). But I couldn’t resist asking about all that has happened to Forgione over the past few years — the surprising Iron Chef victory, the Michelin stars, his ascension up the culinary ranks near his father Larry Forgione, considered the godfather of New American cooking and a huge influence on seasonal-driven preparation.

“I don’t know if you know the history of this place,” Forgione tells me, looking me dead in the eye. “But we were days away from shutting down. The economy was bad. I was starting to think that maybe I’d made a wrong decision — that what I was cooking was right for me maybe but it wasn’t right for the customers.”

He persevered, however, winning Michelin and New York Times stars (two in the latter case), and then of course surging to national fame in 2010 as The Next Iron Chef. Ever since, he has become recognizable enough to get stopped in the streets — recently he was spotted by fans while traveling in Wisconsin, he says “It’s taken a little getting used to.” And Restaurant Marc Forgione, which was almost one of the myriad failed restaurants in NYC’s dining scene in a given year, went from neighborhood destination serving fresh-ingredient-driven cooking to dining destination, a spot that has become a must-visit on any foodie traveler’s itinerary.

While the fame and accolades would drive some chefs to rapidly expand and spend less time in the kitchen, Forgione says he revels in defying trends. While he is thankful for the status that Iron Chef and other TV appearances afford him, he decries the fact that celebrity chefdom is something that young cooks now aspire to. “I guarantee you this—” he says, growing from intense to almost scary, “nobody who is a celebrity chef today started their career out by saying they wanted to be a celebrity chef. I worked behind the stove for years. Morimoto worked behind the hot stove for years.”

Lightening up a bit, he notes, “Customers walk into the restaurant and are shocked to see me in the kitchen cooking. I like it that way.”

Besides his devotion to cooking and to his restaurant, Forgione loves getting involved with the community. For the Macy’s cookbook, he joins Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless and others in providing clever spins on Thanksgiving classics. He developed his turkey leg roulade recipe because as a kid, he hated to have to fight over the succulent dark meat from one of the two turkey legs the roulade, he says, offers everyone at the table a taste.

And he’s stepping up his charitable work as well, spearheading a November 15 event at Restaurant Marc Forgione to benefit Feeding America, the foremost hunger-relief organization in the U.S. The minimum $1,000-a-head benefit, “Coast To Coast Wine and Dine,” features five Michelin-starred chefs from NYC (himself and pals Missy Robbins from A Voce, Justin Bogle from Gilt, Brad Farmerie from Public and John Fraser of Dovetail) cooking dishes to pair with five of the most well-known Napa winemakers. It’s a promising matchup of East Coast chefs and West Coast wines, but the main goal is to help feed the hungry.

Doing an event for charity comes naturally, Forgione says. “I am always giving. I cook for people.” Amen.


Talkin’ Turkey with Marc Forgione

Yesterday was a ridiculously picturesque fall day in New York City, the kind of day when you just feel like something great is about to happen. Para Marc Forgione, it did. The 32-year-old reigning Iron Chef received the news yesterday that for the third year running, his eponymous restaurant in Tribeca had received a coveted Michelin star, placing it amongst the élite restaurants in the city.

When I walked through the doors to meet Forgione, he was addressing his staff at one of the big tables in the main dining room of the farmhouse-like space. I took a seat in the bar, within sight (and smell) of trays full of freshly baked dinner rolls. A few stray staffers buzzed around, getting ready for dinner service, and the famously mohawked chef talked up the night’s menu before reflecting on the importance of getting the Michelin nod three years in a row. A hearty round of applause followed, and it was back to work.

A few minutes later, Forgione, dressed in his signature black chef coat, greeted me. We were there to talk turkey. Specifically, his contribution to the Macy’s Culinary Council’s new cookbook, out this week, including a delicious-sounding turkey leg roulade recipe. (For more coverage on The Macy’s Culinary Council Thanksgiving and Holiday Cookbook visit Woman’s Day). But I couldn’t resist asking about all that has happened to Forgione over the past few years — the surprising Iron Chef victory, the Michelin stars, his ascension up the culinary ranks near his father Larry Forgione, considered the godfather of New American cooking and a huge influence on seasonal-driven preparation.

“I don’t know if you know the history of this place,” Forgione tells me, looking me dead in the eye. “But we were days away from shutting down. The economy was bad. I was starting to think that maybe I’d made a wrong decision — that what I was cooking was right for me maybe but it wasn’t right for the customers.”

He persevered, however, winning Michelin and New York Times stars (two in the latter case), and then of course surging to national fame in 2010 as The Next Iron Chef. Ever since, he has become recognizable enough to get stopped in the streets — recently he was spotted by fans while traveling in Wisconsin, he says “It’s taken a little getting used to.” And Restaurant Marc Forgione, which was almost one of the myriad failed restaurants in NYC’s dining scene in a given year, went from neighborhood destination serving fresh-ingredient-driven cooking to dining destination, a spot that has become a must-visit on any foodie traveler’s itinerary.

While the fame and accolades would drive some chefs to rapidly expand and spend less time in the kitchen, Forgione says he revels in defying trends. While he is thankful for the status that Iron Chef and other TV appearances afford him, he decries the fact that celebrity chefdom is something that young cooks now aspire to. “I guarantee you this—” he says, growing from intense to almost scary, “nobody who is a celebrity chef today started their career out by saying they wanted to be a celebrity chef. I worked behind the stove for years. Morimoto worked behind the hot stove for years.”

Lightening up a bit, he notes, “Customers walk into the restaurant and are shocked to see me in the kitchen cooking. I like it that way.”

Besides his devotion to cooking and to his restaurant, Forgione loves getting involved with the community. For the Macy’s cookbook, he joins Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless and others in providing clever spins on Thanksgiving classics. He developed his turkey leg roulade recipe because as a kid, he hated to have to fight over the succulent dark meat from one of the two turkey legs the roulade, he says, offers everyone at the table a taste.

And he’s stepping up his charitable work as well, spearheading a November 15 event at Restaurant Marc Forgione to benefit Feeding America, the foremost hunger-relief organization in the U.S. The minimum $1,000-a-head benefit, “Coast To Coast Wine and Dine,” features five Michelin-starred chefs from NYC (himself and pals Missy Robbins from A Voce, Justin Bogle from Gilt, Brad Farmerie from Public and John Fraser of Dovetail) cooking dishes to pair with five of the most well-known Napa winemakers. It’s a promising matchup of East Coast chefs and West Coast wines, but the main goal is to help feed the hungry.

Doing an event for charity comes naturally, Forgione says. “I am always giving. I cook for people.” Amen.


Talkin’ Turkey with Marc Forgione

Yesterday was a ridiculously picturesque fall day in New York City, the kind of day when you just feel like something great is about to happen. Para Marc Forgione, it did. The 32-year-old reigning Iron Chef received the news yesterday that for the third year running, his eponymous restaurant in Tribeca had received a coveted Michelin star, placing it amongst the élite restaurants in the city.

When I walked through the doors to meet Forgione, he was addressing his staff at one of the big tables in the main dining room of the farmhouse-like space. I took a seat in the bar, within sight (and smell) of trays full of freshly baked dinner rolls. A few stray staffers buzzed around, getting ready for dinner service, and the famously mohawked chef talked up the night’s menu before reflecting on the importance of getting the Michelin nod three years in a row. A hearty round of applause followed, and it was back to work.

A few minutes later, Forgione, dressed in his signature black chef coat, greeted me. We were there to talk turkey. Specifically, his contribution to the Macy’s Culinary Council’s new cookbook, out this week, including a delicious-sounding turkey leg roulade recipe. (For more coverage on The Macy’s Culinary Council Thanksgiving and Holiday Cookbook visit Woman’s Day). But I couldn’t resist asking about all that has happened to Forgione over the past few years — the surprising Iron Chef victory, the Michelin stars, his ascension up the culinary ranks near his father Larry Forgione, considered the godfather of New American cooking and a huge influence on seasonal-driven preparation.

“I don’t know if you know the history of this place,” Forgione tells me, looking me dead in the eye. “But we were days away from shutting down. The economy was bad. I was starting to think that maybe I’d made a wrong decision — that what I was cooking was right for me maybe but it wasn’t right for the customers.”

He persevered, however, winning Michelin and New York Times stars (two in the latter case), and then of course surging to national fame in 2010 as The Next Iron Chef. Ever since, he has become recognizable enough to get stopped in the streets — recently he was spotted by fans while traveling in Wisconsin, he says “It’s taken a little getting used to.” And Restaurant Marc Forgione, which was almost one of the myriad failed restaurants in NYC’s dining scene in a given year, went from neighborhood destination serving fresh-ingredient-driven cooking to dining destination, a spot that has become a must-visit on any foodie traveler’s itinerary.

While the fame and accolades would drive some chefs to rapidly expand and spend less time in the kitchen, Forgione says he revels in defying trends. While he is thankful for the status that Iron Chef and other TV appearances afford him, he decries the fact that celebrity chefdom is something that young cooks now aspire to. “I guarantee you this—” he says, growing from intense to almost scary, “nobody who is a celebrity chef today started their career out by saying they wanted to be a celebrity chef. I worked behind the stove for years. Morimoto worked behind the hot stove for years.”

Lightening up a bit, he notes, “Customers walk into the restaurant and are shocked to see me in the kitchen cooking. I like it that way.”

Besides his devotion to cooking and to his restaurant, Forgione loves getting involved with the community. For the Macy’s cookbook, he joins Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless and others in providing clever spins on Thanksgiving classics. He developed his turkey leg roulade recipe because as a kid, he hated to have to fight over the succulent dark meat from one of the two turkey legs the roulade, he says, offers everyone at the table a taste.

And he’s stepping up his charitable work as well, spearheading a November 15 event at Restaurant Marc Forgione to benefit Feeding America, the foremost hunger-relief organization in the U.S. The minimum $1,000-a-head benefit, “Coast To Coast Wine and Dine,” features five Michelin-starred chefs from NYC (himself and pals Missy Robbins from A Voce, Justin Bogle from Gilt, Brad Farmerie from Public and John Fraser of Dovetail) cooking dishes to pair with five of the most well-known Napa winemakers. It’s a promising matchup of East Coast chefs and West Coast wines, but the main goal is to help feed the hungry.

Doing an event for charity comes naturally, Forgione says. “I am always giving. I cook for people.” Amen.


Talkin’ Turkey with Marc Forgione

Yesterday was a ridiculously picturesque fall day in New York City, the kind of day when you just feel like something great is about to happen. Para Marc Forgione, it did. The 32-year-old reigning Iron Chef received the news yesterday that for the third year running, his eponymous restaurant in Tribeca had received a coveted Michelin star, placing it amongst the élite restaurants in the city.

When I walked through the doors to meet Forgione, he was addressing his staff at one of the big tables in the main dining room of the farmhouse-like space. I took a seat in the bar, within sight (and smell) of trays full of freshly baked dinner rolls. A few stray staffers buzzed around, getting ready for dinner service, and the famously mohawked chef talked up the night’s menu before reflecting on the importance of getting the Michelin nod three years in a row. A hearty round of applause followed, and it was back to work.

A few minutes later, Forgione, dressed in his signature black chef coat, greeted me. We were there to talk turkey. Specifically, his contribution to the Macy’s Culinary Council’s new cookbook, out this week, including a delicious-sounding turkey leg roulade recipe. (For more coverage on The Macy’s Culinary Council Thanksgiving and Holiday Cookbook visit Woman’s Day). But I couldn’t resist asking about all that has happened to Forgione over the past few years — the surprising Iron Chef victory, the Michelin stars, his ascension up the culinary ranks near his father Larry Forgione, considered the godfather of New American cooking and a huge influence on seasonal-driven preparation.

“I don’t know if you know the history of this place,” Forgione tells me, looking me dead in the eye. “But we were days away from shutting down. The economy was bad. I was starting to think that maybe I’d made a wrong decision — that what I was cooking was right for me maybe but it wasn’t right for the customers.”

He persevered, however, winning Michelin and New York Times stars (two in the latter case), and then of course surging to national fame in 2010 as The Next Iron Chef. Ever since, he has become recognizable enough to get stopped in the streets — recently he was spotted by fans while traveling in Wisconsin, he says “It’s taken a little getting used to.” And Restaurant Marc Forgione, which was almost one of the myriad failed restaurants in NYC’s dining scene in a given year, went from neighborhood destination serving fresh-ingredient-driven cooking to dining destination, a spot that has become a must-visit on any foodie traveler’s itinerary.

While the fame and accolades would drive some chefs to rapidly expand and spend less time in the kitchen, Forgione says he revels in defying trends. While he is thankful for the status that Iron Chef and other TV appearances afford him, he decries the fact that celebrity chefdom is something that young cooks now aspire to. “I guarantee you this—” he says, growing from intense to almost scary, “nobody who is a celebrity chef today started their career out by saying they wanted to be a celebrity chef. I worked behind the stove for years. Morimoto worked behind the hot stove for years.”

Lightening up a bit, he notes, “Customers walk into the restaurant and are shocked to see me in the kitchen cooking. I like it that way.”

Besides his devotion to cooking and to his restaurant, Forgione loves getting involved with the community. For the Macy’s cookbook, he joins Emeril Lagasse, Cat Cora, Marcus Samuelsson, Rick Bayless and others in providing clever spins on Thanksgiving classics. He developed his turkey leg roulade recipe because as a kid, he hated to have to fight over the succulent dark meat from one of the two turkey legs the roulade, he says, offers everyone at the table a taste.

And he’s stepping up his charitable work as well, spearheading a November 15 event at Restaurant Marc Forgione to benefit Feeding America, the foremost hunger-relief organization in the U.S. The minimum $1,000-a-head benefit, “Coast To Coast Wine and Dine,” features five Michelin-starred chefs from NYC (himself and pals Missy Robbins from A Voce, Justin Bogle from Gilt, Brad Farmerie from Public and John Fraser of Dovetail) cooking dishes to pair with five of the most well-known Napa winemakers. It’s a promising matchup of East Coast chefs and West Coast wines, but the main goal is to help feed the hungry.

Doing an event for charity comes naturally, Forgione says. “I am always giving. I cook for people.” Amen.


Ver el vídeo: Dos Recetas Para Navidad y Thanksgiving (Enero 2022).