Nuevas recetas

Melbourne: la escena gastronómica más moderna de Australia

Melbourne: la escena gastronómica más moderna de Australia

Melbourne se está convirtiendo cada vez más en el hogar de la escena gastronómica “it”.

Melbourne ha sido considerada durante mucho tiempo la ciudad australiana con encanto europeo, y su vibrante escena gastronómica y vinícola está en constante evolución. Los restaurantes, cafeterías especializadas, cafés, bares y festivales son dirigidos y atendidos por emprendedores, chefs y artesanos aventureros que se mueven por la calidad, la autenticidad, la integridad, la innovación, la tradición y la pasión. La escena gastronómica de Melbourne es única no solo por el tamaño y la diversidad, sino también por los espacios en los que habita, en las calles y sótanos, en los tejados, en edificios históricos y escenarios icónicos, y en un sinnúmero de espacios extravagantes en el medio, creando experiencias verdaderamente extraordinarias. .

Uno de los restaurantes hipster-chic más notables de Melbourne es Attica, ubicado en los suburbios sin pretensiones de Melbourne, donde el chef Ben Shewry ofrece tentadoras combinaciones de ingredientes únicos y eclécticos, algunos de los cuales son recolectados por el propio Shewry por la mañana cerca de su casa en la península de Bellarine. También echa un vistazo a Gin Palace; se remonta a finales de 1800, en un oscuro callejón de Melbourne, donde una vez hubo un lugar de hospitalidad infame frecuentado por todo tipo de personajes por la noche que finalmente adoptó el título de Gin Palace. Gin Palace estuvo cerrado por un período de tiempo y luego fue reabierto por un empresario en 1997, y todavía es mejor conocido por sus excelentes martinis.

La profundidad del patrimonio cultural de Melbourne contribuye significativamente a la riqueza y autenticidad de las experiencias gastronómicas y vinícolas en la ciudad, que incluyen recintos y productos culinarios asiáticos, africanos y europeos, así como mercados de alimentos frescos y una increíble variedad de culturas de alta diversidad y diversidad cultural. terminar las experiencias gastronómicas. Melbourne es una ciudad obsesionada con el café, y hay muchos tostadores de especialidades y cafés con tostadores múltiples que están apareciendo por toda la ciudad. Melbourne se está convirtiendo cada vez más en el hogar de la escena gastronómica “it”; De hecho, se anunció que el restaurante de tres estrellas Michelin de Heston Blumenthal, The Fat Duck, se trasladará temporalmente a Crown Resort en Melbourne durante seis meses en 2015.


El renacimiento del ron de Australia continúa la revolución del espíritu artesanal

Bienvenido al renacimiento del ron: The Floor es un cóctel de guayaba de Lobo Plantation. Foto: Christopher Pearce

Todos los nuevos héroes del ron de Australia cuentan variaciones del mismo cuento feliz. Comienza, como lo hacen las mejores historias sobre la bebida, cuando alguien entra en un bar. "No me gusta el ron", dice el visitante, y el cantinero, el destilador o cualquier guía espiritual que el novicio haya encontrado en los albores de su conversión damascena, sonríe con complicidad. "Simplemente no has conocido al indicado".

Es una escena que se desarrolla en bares de cócteles de alta gama, salas de fiestas de temática tropical, clases magistrales, clubes de entusiastas y una nueva generación de destilerías artesanales dedicadas al ron en todo el país. Como sea que lo llames, una revolución, un renacimiento, incluso una segunda rebelión, el ron está teniendo un momento dorado.

El licor destilado de los subproductos de la caña de azúcar (melaza, jugo o almíbar) aparece en variaciones blancas, doradas, oscuras y especiadas y protagoniza varios cócteles famosos: mojito, daiquiri, mai tai, dark n 'stormy. Vinculado al mar, los trópicos, los espadachines, los contrabandistas y, una vez utilizado como moneda en Australia, siempre ha sido familiar. Pero ahora está al frente de la mente.

Lobo en Sydney está tratando de cambiar la percepción del ron. Foto: MyMedia

Cuando los profesionales de las bebidas espirituosas de la nación se reunieron en Sydney para su Bar Week anual el mes pasado, festejaron en Brix, la nueva destilería del centro de la ciudad dedicada al ron. Debajo de las curvas de cobre de un destilador de 1800 litros, las luminarias mundiales del ron brindaron por la nueva relación de Australia con su espíritu más antiguo, que se describe con celo en la declaración de la misión de Brix: "El ron tiene una historia oscura, pero como Australia, queremos darle una futuro brillante. Creemos en la redención ".

El primer lanzamiento de Brix, Brix White, resume la nueva forma de ron australiano. Es ligero, herbáceo y complejo con toques de higo y melaza, y aunque puede hacer cantar un daiquiri, es mejor beberlo solo. También lo es el limpio y delicado Pure Cane, el ron agrícola "del prado a la botella" de la premiada destilería de plantaciones de caña de azúcar de Husk Distillers en Tumbulgum, en el norte de Nueva Gales del Sur. Y en Jimmy Rum, una nueva destilería en la península de Mornington, James McPherson y su destilador de 1500 litros, Matilda, están ocupados perfeccionando su Silver blanco, "cargado de caramelo y un toque de hierba".

Estos rones ofrecen el mismo respeto que los whiskies escoceses de malta y los vinos finos. Los encontrará entre los raros rones internacionales que se saborean, prueban y discuten en bares dedicados al ron atendidos por aficionados a la caña de azúcar apasionados por difundir el conocimiento del ron.

Hamish Goonetilleke de Rum Diary hace su propio ron especiado. Foto: Suministrada

Cuando estos rones llaman, la gente viene. El fin de semana pasado, el primer festival dedicado al ron de Melbourne, I Hart Rum, se agotó, llenó la calle alrededor del bar de contenedores Whitehart con 250 ansiosos buscadores de ron en degustaciones y clases magistrales de rones de Martinica, Mauricio, Venezuela, Bali, Jamaica, Guyana y México. - y ahora, por supuesto, NSW y Victoria también.

Tom Bulmer, director de The Rum Club Australia, es testigo del mismo entusiasmo. La sucursal de Sydney, con más de 1000 miembros, ha superado los pequeños bares que alguna vez albergaron sus reuniones. "Recibimos mucha gente de la hospitalidad, pero también verdaderos fanáticos del ron aficionados con gran conocimiento", dice Bulmer. "Tenemos destiladores privados, gente que elabora ron en casa, incluso un marinero de verdad que trae una petaca de ron que una vez tuvo a bordo de un barco".


Veraison: una revista de vinos diferente

Moira Tirtha, autodenominada "chica del vino con sede en Melbourne", está armando un nuevo tipo de revista de vinos. En la vinificación, el envero es el momento del ciclo anual de crecimiento de la uva en el que las bayas comienzan a madurar y se hinchan, se vuelven más dulces y adquieren color. En Veraison la revista, mientras tanto, Tirtha quiere reunir las partes de su vida en las que trabaja añejo en bodegas y vende vino en Blackhearts & amp Sparrows, y las partes de su vida en las que estudió sociolingüística. ¿Quién hace vino? ¿Quién puede hablar de eso? ¿Y qué hay de la tierra donde hizo y bebió? ¿Hay algo más en esa conversación que el esquisto y la arcilla y el esquisto y el sol?

Lo que comenzó como una idea en el encierro ahora está a punto de dar sus frutos en forma de producto impreso. O al menos lo hará una vez que llegue el crowdfunding. Deje que Tirtha le cuente un poco más sobre lo que tiene en proceso y tal vez le gustaría participar.

Que & rsquos Veraison todo sobre Moira?
Todo se trata de vino. Dicho esto, el vino se trata de tantas cosas que van más allá de lo que está en el vaso, se trata de personas, lugar, proceso, espacio, comida, cultura, idioma, etc. Se trata de hacer que el vino sea más accesible y de compartir lo que sabemos sobre el vino. Es un espacio para discutir cosas que creemos importantes sobre beber vino en nuestro contexto sociocultural y hacerlo de una manera divertida. También se trata de cosas adyacentes al vino: comida, arte, diseño, cine, fiestas, etc.

¿Qué te impulsó a armarlo?
Descubrí que la gente tenía preguntas similares sobre el vino y estaba interesada en aprender más, pero lo encontraba intimidante. No existía realmente una publicación en la que la gente pudiera aprender de una manera súper casual que se sintiera como amigos hablando de algo que realmente les apasionaba. La gente está teniendo excelentes conversaciones sobre y sobre el vino, y haciendo cosas geniales e importantes dentro del vino y quería crear un espacio para compartir esas cosas. Tenemos algo realmente genial en el vino de Melbourne y esta revista es una celebración de eso.

¿Para quién y rsquos la revista?
Veraison es para cualquiera que quiera beber mejor y moverse por la escena gastronómica y vinícola de Melbourne. It & rsquos para personas que quieran hablar de vino y dar forma a la forma en que se piensa en el vino en nuestra ciudad. It & rsquos para personas a las que les gusta todo lo que se relacione con el buen vino y la buena gente.

¿Quiénes colaboran y qué están haciendo?
Veraison está formado por personas de diferentes partes del mundo del vino. Tenemos escritores de vinos reales y profesionales del vino que tienen el vino muy cerca de sus corazones, personas como Mike Bennie, quien juzgó mucho el vino, está escribiendo sobre gusto y subjetividad, y Claire Adey, quien está haciendo su maestría en sistemas alimentarios. , escribe sobre biodinámica e instituciones de legitimidad. Pero también, nuestros colaboradores podrían no ser explícitamente 'gente del vino' y ndash, ellos y rsquoren artistas, cocineros, DJ, poetas, cineastas, diseñadores de moda, estudiantes, profesores que están encontrando formas en que el vino se cruza con otras partes de sus vidas y quieren compartirlo en una forma estéticamente hermosa. Liam Alexander-Quinn, por ejemplo, es diseñador gráfico y utiliza sus habilidades para conceptualizar visualmente & lsquoterroir & rsquo. Los artistas de Melbourne están creando listas de reproducción muy divertidas para acompañar recetas compartidas por algunos cocineros de Melbourne realmente geniales. ¡Y! ¡Entonces! ¡Mucho! ¡Más!

¿Con qué estás más feliz en el número uno?
Estoy mas feliz con como Veraison no necesita que seas nadie para sacar algo de eso. No tienes que saber nada sobre el vino, no hay preguntas tontas. ¡Probablemente ni siquiera tenga que gustarle el vino y aprenderá algo! Antes de empezar la revista, no conocía realmente a la mayoría de los colaboradores. Gran parte de este volumen implicó deslizarse en los DM de Instagram de personas y rsquos, hablar con ellos sobre lo que les pareció interesante sobre el vino y hacer que esa conversación fuera accesible. Tiene un enfoque tan amplio porque las personas provienen de orígenes tan diversos y se hace porque los colaboradores querer que te involucres.

¿Qué & rsquos en el panel de estado de ánimo para los próximos problemas?
Queremos profundizar más en algunos trozos de vino más meticulosos. Queremos abrir la conversación sobre lo que significa hacer vino en tierras robadas. Queremos hablar de explotación en la industria. Queremos abordar la subrepresentación de las personas BIPOC en posiciones de liderazgo en vino y compartir las experiencias de las personas BIPOC en los espacios para beber. Queremos hablar de eurocentricidad en el lenguaje del vino. Queremos hablar sobre la naturaleza de la objetividad en el gusto. Queremos explorar las tendencias en cómo bebemos y pensamos sobre el vino. Queremos compartir historias sobre cómo y por qué el vino es importante. Están sucediendo grandes cosas en el mundo del vino que tienen que ver con la inclusión y queremos alimentar esa narrativa. A nosotros nos encanta seguir encontrando personas con nuevas perspectivas y experiencias interesantes con las que trabajar y colaborar.

¿Dónde podemos obtenerlo?
Puede reservar una copia del Volumen I a través de nuestra campaña Pozible. También estamos en la web y en Instagram en @veraisonmag.


Las experiencias gastronómicas y vinícolas más modernas de Australia

Un año después de los 50 mejores restaurantes del mundo en Melbourne, la escena gastronómica y vinícola de Australia sigue evolucionando. Con restaurantes regionales, estadías en granjas, vinos naturales y comida cocinada al fuego, las últimas tendencias culinarias que recorren el país tienen que ver con la autenticidad.

Restaurantes regionales de primer nivel

Doot Doot Doot, Jackalope Hotel, Península de Mornington, Victoria

Australia regional tiene una nueva ola de restaurantes que rivalizan con sus hermanos de la gran ciudad. Al aprovechar los mejores productos de su región, estos restaurantes rurales están creando un nuevo tipo de cocina regional australiana.

Liderando desde el frente está Victoria's Brae, nombrada número 44 en el mundo según los premios de los 50 mejores restaurantes del mundo del año pasado. Cuenta con el respaldo de otros establecimientos destacados del estado: Oakridge, Provenance, The Royal Mail, The Lake House y Doot Doot Doot.

Alrededor de Byron Bay, en el norte de Nueva Gales del Sur, se encuentran Harvest, Paper Daisy, Fleet y Three Blue Ducks, mientras que más al sur, la búsqueda de comida y el cambio estacional agregan opciones atractivas a los menús de Muse, St. Isidore, Margan, Biota Dining y Bistro Officina, y Clementina.

Australia del Sur cuenta con The Summertown Aristologist, Appellation y Hentley Farm Restaurant, que exhiben los impresionantes productos de la región. Mientras tanto, The Long Apron y Harrisons de Spencer Patrick son puntos de acceso en la región de Queensland, mientras que Cullen Wines y Vasse Felix están subiendo al escenario en Australia Occidental. Pialligo Estate de Canberra y The Agrarian Kitchen Eatery de Tasmania son excelentes ejemplos del movimiento australiano "Agrikitchen", en el que cada establecimiento cultiva ahora sus propios productos. Dirígete hacia abajo y prueba la auténtica comida regional australiana.

Vinos naturales

Taras Ochota, fundadora de Ochota Barrels, Adelaide Hills, Australia del Sur

La región de Adelaide Hills en el sur de Australia es quizás ahora el mayor productor de vino natural del planeta. Los productores locales incluyen Ochota Barrels (nombrada entre las 100 mejores bodegas del planeta por la revista Wine & amp Spirits), Commune of Buttons (cuyo enólogo Jasper Buttons fue nombrado Mejor Nuevo Acta 2016 en los Young Gun Wine Awards), Ngeringa (un vino biodinámico productor que se hace un nombre por sus variedades inusuales) y Gentle Folk (cuyos lotes a pequeña escala generalmente se agotan tan pronto como están disponibles).

Cocinar con fuego

Ester Restaurant & amp Bar, Sídney, Nueva Gales del Sur

Los chefs australianos están regresando a nuestras raíces más elementales, utilizando los ingredientes únicos de Australia sobre la fuente de calor más natural del planeta: la madera. En el corazón de Sydney, Firedoor del chef Lennox Hastie es posiblemente el principal campeón de la tendencia, pero encontrará más evidencia en varios restaurantes cercanos prominentes, incluidos Ester, No.1 Bent Street, Stanbuli, Porteno, Fred's y Three Blue Ducks.

En Victoria, el Rockpool Bar & amp Grill del chef Neil Perry AM (Melbourne, Sydney y Perth) ayudó a encender las chinches del estado, Igni, Atlas Dining y Long Song, de inspiración tailandesa. Mientras tanto, Queensland (Blackbird), Tasmania (Agrarian Kitchen Eatery y Franklin) y Australia del Sur (Africola y Shobosho) también mantienen encendidos los incendios domésticos. Esta es una cocina honesta y abierta con solo los elementos en los que confiar.

Estancias en granjas con fiestas fabulosas

Royal Mail Hotel, Dunkeld, Victoria

Hay pocas cosas más relajantes que dejar el gran humo y absorber la belleza natural de Australia. En los últimos años, esta experiencia se ha hecho aún más magnífica con el auge de las estancias en granjas que ofrecen un festín a tener en cuenta. El paisaje regional de Australia ahora está salpicado de lugares excepcionales para comer y quedarse, algunos también operan como Agrikitchens, donde los chefs utilizan la tierra para cultivar los productos que cocinan en su cocina.

Vuele a Melbourne y luego salga a la carretera para hacer un viaje corto y darse un festín en Provenance, The Royal Mail o The Lake House. Desde Canberra, haga un viaje corto a la costa este de Nueva Gales del Sur y disfrute de los vinos y las vibraciones de Cupitt en Ulladulla. Desde Sydney o Canberra, puede disfrutar de la exuberante vegetación de las Tierras Altas del Sur en Biota Dining. Entre las viñas de la famosa región de Hunter Valley, encontrará Margan, o la costa norte de Sydney, donde se encuentran Jonah's, Cottage Point Inn o Bells at Killcare. Dirígete a las colinas de Adelaide para disfrutar de la gloriosa armonía de la tierra y el plato en Hentley Farm o The Australasian Circa 1858, o retírate a Foragers Field Kitchen and Cooking School en la región de la trufa de Australia Occidental para disfrutar de una mesa común. Si le gustan los climas más fríos, Red Feather Inn exhibe los excelentes productos de Tasmania en un entorno histórico.

Primero el vino, luego la comida

Bebidas La Buvette, Adelaide, Australia del Sur

Ha habido una verdadera mayoría de edad en el sector gastronómico de Australia, donde los lugares con un ambiente exclusivamente australiano han comenzado a poner el excelente vino como su primera prioridad, con menús de comida diseñados para complementar la bebida perfecta, en lugar de al revés. En estos lugares, se han arrancado los manteles de las mesas, las formalidades de las cenas más elegantes se han dejado en el perchero y se ha animado a los clientes a `` elegir su propia aventura '' en un entorno que tiene toda la arrogancia de un bar de vinos, pero que ofrece comida que rivaliza con la de la nación. los mejores restaurantes también.

¿Te apetece un trago y un bocadillo en Sydney? Diríjase a WYNO, Monopole, Continental Deli Bar and Bistro, Hubert, 10 William Street, Bibo Wine Bar o Johnny Fishbone. Los magos de los bares de vinos de Melbourne Marion, Bar Liberty, Embla, Smalls y Arlechin logran un delicado equilibrio entre cenar y beber con toda la energía y la seriedad de la convivencia. Los australianos del sur se han dado cuenta de la locura de beber y pastar en lugares relajados como Press Food and Wine, Udaberri, La Buvette, The Summertown Aristologis y Hogget Kitchen. Para no quedarse atrás, Queensland (Enotecca 1889, Gerard's Bar y La Lune), Australia Occidental (Lalla Rookha Bar, New Normal y Petition) y Tasmania (Dier Makr y Fico Bistro & amp Vino) tienen su parte de "snack and sip Proveedores también.

Experiencias de vino + diseño

El d & # 8217Arenberg Cube, Osborn Road, McLaren Vale, Australia del Sur

Actualmente, una serie de experiencias de diseño y arte conceptual de alto nivel recorre los viñedos de Australia, el más esperado de los cuales es el vanguardista d’Arenberg Cube en la bodega d’Arenberg en la región vinícola de McLaren Vale en Australia del Sur. Esta proeza arquitectónica de varios pisos albergará salas de degustación públicas y privadas, fermentadores virtuales, bares y un restaurante en una estructura que se asemeja a un cubo de Rubik a medio resolver. El cubo está coronado por 16 paraguas hidráulicos que se abren en una secuencia de movimiento coreografiada y lúdica.

El Cubo d'Arenberg se une a varias otras experiencias de "vino + diseño" en todo el país, incluido el nuevo parque de esculturas de $ 50 millones, la puerta de la bodega y el restaurante de alta cocina en el viñedo Point Leo Estate, en la península de Mornington en Melbourne, que se inauguró en octubre de 2017. Con más de 50 obras contemporáneas a gran escala de escultores como Tony Cragg, Zadok Ben-David e Inge King con vistas al mar, enredaderas, ganado y jardines nativos, el viñedo también cuenta con un impresionante edificio principal en forma de barril que alberga una bodega de gran tamaño. restaurante de puerta y destino de 110 asientos.

La península de Mornington también alberga el nuevo hotel de viñedos más popular de Australia, el caprichoso Jackalope de 46 habitaciones, que se inauguró en abril de 2017. El hotel, que lleva el nombre de una criatura mítica, fusiona arte, diseño, comida y narración de historias en una experiencia visualmente impresionante que acaba de ser preseleccionado en el Festival Mundial de Arquitectura.

Podcast de Bear World

¡Escuche el último episodio del Bear World Podcast ahora en Apple Podcasts, Spotify o aquí mismo en Bear World Magazine!


Una bebida para probar en casa

Justo antes de la Navidad de 2015, los enólogos y destiladores de Adelaide Hills Brendan y Laura Carter proporcionaron la última pieza faltante de un rompecabezas que me había estado consumiendo durante años.

Desde que comenzó el renacimiento de la ginebra artesanal australiana a principios de la década de 2010, seguido del lanzamiento de los primeros vermús australianos modernos un par de años después, había estado anhelando que alguien creara una alternativa casera a Campari para poder Empiece a beber una versión totalmente australiana del popular cóctel Negroni.

Los ingredientes del All-Australian Negroni no existían hace una década. Arsineh Houspian

El último producto de los Carter, Okar, era exactamente lo que había estado esperando: un amaro agridulce de color magenta oscuro elaborado con un montón de productos botánicos nativos de la selva costera, incluidos riberries, ciruela Davidson y chicle de fresa.

Se sintió como una especie de hito: poder hacer una bebida tan famosa como el Negroni sin tener que depender de ingredientes producidos en el extranjero por compañías multinacionales de bebidas fue un voto de confianza en la elaboración, elaboración y destilación de vinos australianos en rápida expansión y maduración. comunidad.

Brendan y Laura Carter, creadores de Okar. David Solm

Es un cóctel bastante completo. Algo de Wild Green Ant Gin imparte explosiones de sabor cítrico de gulguk (hormigas verdes) y la riqueza de boobialaenebro nativo). El vermú dulce Maidenii es mezclado por un enólogo nacido en Francia en el centro de Victoria utilizando botánicos a base de hierbas, salados y terrosos como el perejil de mar, la menta de río y la alpaca. Y el Okar es todo frutas de la selva tropical picantes, amargas y mezcladas con eucaliptos.

La bebida es intenso - con capa tras capa de sabores y sabores exclusivamente australianos, desde redondo y dulce hasta astringente, de acre mentolado a cítrico, como un sueño psicodélico de color púrpura oscuro de volar por el campo, sus sentidos se intensifican y están alerta a todos los aromas que lo rodean .

La primera vez que lo probé, me di cuenta de que este cóctel no se podía haber hecho ni siquiera hace una década: entonces no existía ninguno de los tres componentes. Pensé en lo lejos que habíamos llegado en tan poco tiempo.

Y luego recordé una conversación que había tenido con el influyente y veterano enólogo de Yalumba, Peter Wall, y me di cuenta de que esta bebida era, por supuesto, solo el último desarrollo de una tradición australiana mucho, mucho más antigua.

Estaba hablando con Peter sobre la historia de Yalumba en el desarrollo de productos como Niblik en los años 30. Le dije que una de las razones por las que estaba escribiendo este libro era el creciente interés entre los bebedores australianos modernos en una gama mucho más amplia de bebidas que la que bebían sus padres, desde cócteles hasta cerveza artesanal, desde licores novedosos hasta vinos naturales.

"Y creo que eso es genial", dijo. "Estamos volviendo a donde estábamos de muchas maneras. No estoy seguro de qué pasó mientras tanto ".

NECESITO SABER
El Negroni totalmente australiano se presenta en Embriagador: Diez bebidas que dieron forma a Australia de Max Allen, publicado este mes por Thames & amp Hudson. $ 32,99.


Buscando algo para comer?

Los 50 mejores restaurantes de Melbourne

A menos que tengas el metabolismo de un niño de nueve años y las finanzas de una Kardashian, nunca tendrás una oportunidad contra la feroz máquina de comer de Melbourne. Las aperturas simplemente no se detienen y nadie tiene tiempo para mantenerse al tanto de qué es qué. Excepto nosotros, eso es. Así que he aquí nuestra lista de comer y destruir y una guía de los 50 mejores restaurantes de Melbourne.


Anchoa

La comida fusión puede ser una mala palabra, pero no en manos del chef propietario Thi Le, que sirve comida australiana asiática moderna en este restaurante de Bridge Road. Le tiene un pedigrí histórico después de haber trabajado en Cumulus y The Town Mouse y ha comenzado a funcionar en su primera aventura en solitario. La comida de Le's es divertida y aventurera. Su morcilla al estilo vietnamita ya ha alcanzado el estatus de un plato de culto con los críticos entusiasmados con la delicia densa y carnosa que viene envuelta en lechuga cosberg y mezclada con jengibre encurtido y hierbas frescas.


Mixólogo errante: Chris Hopkins en un tour de cócteles en Melbourne

Chris Hopkins, el mixólogo del Cosmopolitan of Las Vegas, pasó recientemente 17 días en Australia consultando el nuevo pub gastronómico Merrywell, en el recientemente renovado Crown Perth. Hopkins, un nativo de Perth, logró encontrar tiempo para saltar a Melbourne y ver la dinámica escena de bares de la ciudad. "La última vez que estuve allí, no estaba realmente involucrado en el mundo de los cócteles", dice. "Así que fue genial volver atrás y ver cómo Melbourne realmente ha crecido y ha encontrado su propia identidad en alimentos y bebidas". Hopkins tuvo suerte e hizo que el administrador de la comunidad de Yelp Melbourne lo recorriera por la ciudad. "Seis barras realmente se destacaron por diferentes cosas y diferentes razones", dice. "Fue una larga noche bebiendo". La única desventaja: el dólar australiano fuerte. "Los cócteles comenzaron en alrededor de $ 19 y subieron hasta $ 24", dice. Aquí, Hopkins comparte el recorrido de cócteles perfecto por Melbourne.

El artículo continúa debajo del anuncio

Eau Devie
La operación original de Eau Devie en Sídney fue nombrada el mejor bar de cócteles del mundo hace años y ahora tiene una nueva ubicación en Melbourne. El espacio es realmente genial y clandestino. Hay una sala de biblioteca privada con muchos pequeños rincones y una pared que se mueve y conduce a una habitación privada para miembros con casilleros. La barra tiene su propio grifo dispensador de nitrógeno líquido que se construyó a medida como un grifo de cerveza. Los chicos detrás de Eau Devie trabajaron en Milk and Honey de Nueva York, por lo que entrenaron con los mejores. Su operación en Sydney es muy grande y de gran volumen, pero el nuevo lugar es más pequeño e íntimo. 1 Malthouse Lane, 61 / (3) 412-825-441, eaudevie.com.au

1806
“La colección de bebidas espirituosas de la biblioteca de este bar es enorme y está compuesta en gran parte por botellas de la colección privada del propietario. 1806 es un bar de cócteles clásico que es muy tradicional. Los camareros aquí hacen recetas muy clásicas y no se aventuran demasiado fuera de la caja. Tienen una barra enorme, la más grande que vi en Melbourne, pero solo hay cuatro o cinco taburetes alrededor de la barra y esos asientos te permiten ver la acción. Cada camarero gira a través de una sección diferente de la barra, casi de la misma manera que la línea de cocina de un restaurante es una carrera. Entonces verá a un cantinero cocinando comida en la cocina o en el piso tomando pedidos o detrás de la barra y luego una persona es el cantinero principal que grita los pedidos al igual que el chef principal. Hacen bebidas locas de alto volumen aquí y las sacan muy, muy rápido. Estuve allí un miércoles por la noche y estaba lleno arriba y abajo. Tuve esta versión de un Tom y Jerry que era casi como un giro en un ponche de huevo hecho con un vaporizador de capuchino y servido con nuez moscada rallada. Les dije que me iba a robar la idea y que había jugado con ella para mi propio menú. 67 Green St., 61 / (3) 9529-7899, backbar.com.au, 1806.com.au

El artículo continúa debajo del anuncio

Sección 8
Este es el bar de buceo más extraño y genial en el que he estado. Está en un callejón en el medio de la nada y el bar está en una pequeña casa móvil de concha de hojalata que ha sido colocada sobre bloques porque no hay ruedas. Un dosel de camuflaje militar da sombra a las mesas y asientos al aire libre donde la gente bebe cócteles recién hechos. Las bebidas no son nada lujosas. Definitivamente no es un destino de cócteles, pero las bebidas son buenas y no hay pretensiones. La gente asa a la parrilla en las barbacoas a cielo abierto, hay una buena lista de cervezas y bandas en vivo tocan música. También es uno de los pocos lugares de la ciudad donde todavía puede sentarse y fumar un cigarrillo. 27-29 Tattersalls Lane, 61 / (3) 430-291-588, section8.com.au

El Instituto Croft
A la vuelta de la esquina de la Sección 8 encontramos el bar de aspecto más extraño en el que he estado. El Instituto Croft tiene un restaurante / bar en el piso de arriba y el de abajo parece un laboratorio de ciencias de una escuela secundaria de los años sesenta o setenta. Está ubicado en un callejón sin salida, el tipo de callejón que te hace sentir que te van a asaltar. Pero luego entras en este lugar y las paredes están decoradas con azulejos blancos estilo mosaico y herramientas de cóctel cuelgan de las paredes. Mesas altas que parecen mesas de banco de ciencias se alinean en la pared trasera y hay un menú de cócteles en la pizarra. Es completamente inesperado y muy hipster. 21 Croft Alley, 61 / (3) 9671-4399, thecroftinstitute.com

El artículo continúa debajo del anuncio

Club de Kodiak
Kodiak Club está ubicado en Fitzroy, un suburbio del centro de la ciudad que solía ser un barrio deteriorado hace 15 años, pero ahora es completamente hipster y moderno. Kodiak Club es un lugar genial que sirve buena comida de pub como hamburguesas y gofres y buena cerveza. La noche que fui tenían una competencia de cócteles al estilo Iron Chef. Hacen esto una vez al mes y nunca se sabe qué marca de licor es el patrocinador y los bartenders de toda la ciudad se presentan para competir. Mueve lugares como una competencia de cócteles subterránea. 272 Brunswick St., 61 / (3) 9417-3733, kodiakclub.com.au

Perla Negra
El mejor bar al que fui en Melbourne fue el Black Pearl. Lo equipararía a Employee's Only en la ciudad de Nueva York. Los camareros estaban todos tatuados y se sentía como si fueran parte de una hermandad. La lista de cócteles cambia cada pocas semanas. Cuando le dije al cantinero que me beba todo, me dijo que me podía sorprender y me sirvió un trago de amargo de angostura. El propietario se llama Massimo y es un italiano loco y tiene un pequeño lugar en el piso de arriba llamado Attic que solo abre de jueves a sábado. The Attic tiene excelentes licores añejos como Fernet de la década de 1970 y otras cosas extrañas y geek por las que los fanáticos de los cócteles se vuelven locos. 304 Brunswick St., 61 / (3) 9417-0455


Ocho de los mejores festivales de comida gourmet para epicúreos

Los mejores festivales de comida gourmet reúnen a chefs de restaurantes con estrellas Michelin, los mejores mixólogos del mundo y sommeliers galardonados.

Por Kristen Shirley | 23 julio 2020

Atrás quedaron los días de esperar en la fila para bocados sin inspiración.Los mejores festivales de comida gourmet reúnen a chefs de restaurantes con estrellas Michelin, los mejores mixólogos del mundo, sommeliers galardonados y fanáticos para celebrar su amor por la comida y el vino durante cenas extravagantes y fiestas escandalosas. , clases de cocina íntimas y grandes catas.

Chef Fest

Four Seasons Resort Hualalai, Hawái

Siempre es un buen momento para visitar Hawái, pero los viajeros inteligentes planifican sus viajes por Chef Fest en Four Seasons Resort Hualalai cada noviembre. El evento relajado e íntimo tiene lugar en el hermoso complejo y cuenta con una lista de chefs interesantes, como los ganadores del premio James Beard, Mashama Bailey, Claude Le Tohic y Charles Phan, junto con el chef ejecutivo de Hualalai, Thomas Bellec. El fin de semana comienza con petanca y pompas de jabón con los chefs, ofreciendo a los huéspedes la oportunidad de hacer preguntas y conocerlos. Las clases de cocina son interactivas, a diferencia de muchos otros festivales, por lo que los invitados se emparejan para cocinar el plato al mismo tiempo que el chef en lugar de simplemente ver al chef cocinar. El año pasado, el chef Bailey de The Grey en Savannah enseñó a los invitados cómo matar y cocinar langostas de manera humana para hacer su famosa langosta y sémola.

Hay varias actividades culturales, como hacer lei, y el horario es bastante relajado, por lo que hay mucho tiempo para explorar la Isla Grande y relajarse en las hermosas playas y piscinas del complejo. También hay un componente importante de vinos y licores: los mejores mixólogos realizan demostraciones diarias de cócteles junto a la playa y pequeños talleres. Una de las entradas más solicitadas del fin de semana es la degustación de vinos raros, que ha presentado catas verticales de algunos de los nombres más importantes del Valle de Napa, como Colgin Cellars y Harlan Estate. Por la noche, hay una combinación de veladas informales en las que los chefs establecen estaciones con platos exclusivos y cenas sentadas más formales. El festival concluye con una gala en ‘Ulu Ocean Grill, donde los invitados beben champán fabuloso (el año pasado sirvieron Louis Roederer Cristal) y se mezclan con los chefs antes de un espectáculo de varios platos bajo las estrellas.

El epicúreo

The Dolder Grand, Zürich, Switzerland

From Botero to Miró, including Warhol, Man Ray, Judd and more, the art collection at Zürich’s The Dolder Grand rates the hotel as a destination in itself. Ensconced in the woods, it overlooks the city’s gleaming lake, just walking distance from downtown. But it also reigns as a food mecca, with a culinary program helmed by Heiko Nieder of two-Michelin-starred The Restaurant. Best-known for elegant presentation and light fare, his artful cuisine mirrors Zürich’s contemporary, urbane buzz. To share his talents and collaborate with other like-minded gastronomes, The Dolder Grand and Nieder launched The Epicure — Days of Culinary Masterpieces, an indulgent, six-day gourmet jamboree, in 2014. Each September, a group of chefs from Michelin-starred restaurants around the world (last year’s lineup included Alain Passard, Nick Bril and Jan Hartwig, among others) join Nieder at The Dolder Grand to converse, exchange ideas, teach and prepare toothsome dishes for the attendees. Guests can dine on guest-chef-prepared, multi-course dinners at The Restaurant, attend master classes on a slew of subjects from cigars to caviar, and taste plenty of dishes in the exquisite, two-story Steinhalle Gallery. “The best part of the event is watching my colleagues applaud and support one another,” says Nieder. The next event is scheduled for June 29-July 4, 2021. Words by Becca Hensley

Aspen Food & Wine Classic

Aspen, Colorado, USA

In the off-season, Aspen can still feel like an unassuming mountain town — until you walk by Prada or notice Gwyneth Paltrow traipsing down the street. But the upscale vibe intensifies one weekend each summer in June when the gourmet crowd descends upon the ski hamlet in a throng 5,000 epicureans strong. This seriously food-centric festival welcomes the world’s premier experts on grub and libations. Expect celebrity chefs (think: Rick Bayless, Geoffrey Zakarian and Food & Wine’s Best New Chefs) and kitchen-savvy authorities of every stripe. Martha Stewart (who shared her Aperol spritz recipe last year to a full-house audience) will return to a gargantuan program, which features more than 80 cooking classes and wine seminars, plus panel discussions and foodie soirées. Sponsored by a clique of luxury brands and sometimes even countries, the Classic’s veritable living room is the see-and-be-seen Grand Tasting Pavilion, an immense tent that mimics the surrounding peaks. Book the Paepcke Suite, Aspen’s top suite, at the slope-side Little Nell, which is big enough to throw your own food lover’s shebang. New to the program: a non-alcoholic beverage seminar in honor of the mocktail trend. The 2020 festival was canceled due to safety concerns, but it will return June 18-20, 2021. Words by Becca Hensley

St Moritz Gourmet Festival

St Mortiz, Switzerland

A penchant for healing waters first drew tourists to St Moritz in the late 19th century. Today, the swanky alpine village in Switzerland’s Upper Engadine Valley prevails as a peerless ski destination, as famous for its social scene as its nearly 250 miles of ski trails and slopes. Two-time host of the Winter Olympics and home to some of the world’s most acclaimed hotels and restaurants, the glamorous ski town hosts an annual winter festival called White Turf — multiple days of horse races executed across a frozen lake. In between events, spectators ski, snowboard, frolic — and eat. Most skiers vie for hard-to-procure mountainside reservations, knowing that where they lunch (and après ski) is as important as which mountain they’ve conquered. In that mode, St Moritz Gourmet Festival joined the winter milieu more than a quarter-century ago, bringing choice culinary stars from around the globe for nine days of cooking demonstrations, mountaintop dinners, fêtes, collaborations and competitions. Sponsored by St Moritz’s top hotels, restaurants and other luxury brands like Porsche, the culinary party involves the entire town. Visiting chefs are matched with local chefs for both cooking and skiing activities. Last year’s festival showcased an all-female lineup of 10 chefs, including London’s Asma Khan, Copenhagen’s Kamilla Seidler and Bangkok’s Bee Satongun. To channel St Moritz’s original snowbirds, book the moody Hitchcock Suite (Alfred’s favorite room) at historic Badrutt’s Palace. Words by Becca Hensley

Cayman Cookout

The Ritz-Carlton, Grand Cayman

Every January, chefs of Michelin-starred eateries and foodies flock to the Ritz-Carlton, Grand Cayman for an extremely indulgent weekend hosted by world-renowned chef Eric Ripert. The Cookout is full of famous chefs, like José Andrés, Daniel Boulud, Dominique Crenn and Clare Smyth, who all say they come to the Cookout to support their close friend chef Ripert (the sunshine can’t hurt either). Chef Crenn, of three-Michelin-starred restaurant Atelier Crenn in San Francisco, says, “the most attractive thing for me is to be able to support my friend Eric. We’re coming here because we are supporting each other.” Only guests attending the Cookout can stay at the hotel, so everyone is there to celebrate the same thing: fabulous food and drinks.

Grand Cayman’s famed Seven Mile Beach is the scene for the cooking and mixology demonstrations. Chef Andrés kicks off the Cookout with an elaborate arrival (past years have seen him arrive by submarine, by horseback and by jumping out of a helicopter). He then heads straight to one of the most popular cooking demos. In his exuberant style, he shows how to cook classic Spanish dishes like paella, and will also have a Spain vs France competition with chef Ripert. The rest of the events are scattered throughout Grand Cayman in beautiful spots like Stingray City, the Botanical Gardens, Rum Point and Royal Palm Beach Club. One of the most exclusive events whisks a small group by private jet to GoldenEye hotel in Jamaica for a decadent lunch in Ian Fleming’s villa, hosted by Craggy Range winery owner Terry Peabody and a different chef each time. Every night, there is a sensational dinner event, whether it’s barefoot dancing on the beach alongside the chefs and watching fireworks, popping bottles of champagne on a glass dance floor over the Ritz-Carlton’s pool, or the exquisite gala dinner at Blue by Eric Ripert.

Recolectar

JW Marriott Venice Resort & Spa, Italy

Set on Isola delle Rose, an island a short boat ride away from the tourists in St Mark’s Square, JW Marriott is a private oasis with space to decompress and truly relax, especially while enjoying its celebrated spa and extensive wellness offerings. It is fitting that its signature event, Gather, is described as an epicurean and mindful experience, as it’s not just about the food and wine — although it is excellent, as this is Italy, after all. A host of chefs from Michelin-starred restaurants, including Fabio Trabocchi, Ciccio Sultano, Angela Hartnett and Martina Caruso James Beard Award winner Jonathan Waxman and celebrity chef Giada De Laurentiis attend the weekend and participate in cooking demonstrations and fabulous dinners. Each night, the chefs host individual dinners around the island before the final evening’s gala dinner, where each prepares a course. To recover from the indulgence, head to JW Mindfulness House or enjoy wellness programming with experts offering yoga classes, guided meditations, a crystal bar and tuneBed, which uses sound, biofrequencies and vibration to calm your mind and body. It’s the perfect antidote to overindulgence and savoring la dolce vita.

Melbourne Food & Wine Festival

Melbourne, Australia

Ravenous? Wouldn’t you love a seat at the world’s longest lunch? In Melbourne, that constitutes a coveted reservation for 1,600 during the Melbourne Food & Wine Festival, held each March. A keystone event of the fête since 1993, Bank of Melbourne World’s Longest Lunch takes place outdoors in verdant Treasury Gardens, with Melbourne-based culinary masters at the helm. Enthralling roads are packed with unique shops, bars, cafes and galleries — inventive, idiosyncratic, sophisticated Melbourne does everything with style. It has set high standards in the food industry, with local chefs showcasing their diverse heritage in style and preparation. There is a focus on local produce, and the festival has a strong farm-to-table ethos, but it goes further than that by including ingredients used by indigenous Australians or dishes that tell a local story with poetic elan. Each year, the festival brings together some of the world’s top names in the epicurean universe for 10 days of events, demonstrations, seminars and workshops. Base yourself at The Langham, Melbourne, the city’s grande dame, five-star hotel, which lords over the Yarra River along the buzzy Southbank Promenade. Relax at the impressive Chuan Spa between bites. The next edition will be held in spring 2021. Words by Becca Hensley

Newport Beach Wine & Food

Newport Beach, California, USA

Newport Beach epitomizes laid-back California glamour. It has pristine beaches, incredible restaurants and friendly residents who are happy to share their idyllic town with visitors. This hospitality moves to the next level during Newport Beach Wine & Food Festival, when some of the town’s most glamorous estates open their doors during the signature estate tour and progressive lunch hosted by celebrity chef Richard Blais, where guests enjoy a dish at each estate in a moveable feast. The weekend mixes premier events — including the opening gala dinner, Cristal champagne and Petrossian caviar pairings, Opus One vertical library tastings and a VIP golf tournament at Pelican Hill — with casual grand tasting events and a waterfront barbecue at Newport Harbor. This year’s edition takes place October 8-11 and features local restaurants alongside celebrated chefs like Nobu Matsuhisa, whose cooking demonstration and lunch is one of the weekend’s hottest tickets, and master sommeliers who guide you through the intimate wine panels and tastings. Be sure to buy a ticket that includes access to the Diamond Club Lounge, which hosts private meet and greets with the sommeliers and chefs, has exclusive wine tastings and the chance to join the mailing lists at some of Napa’s most prestigious vineyards.

Images: Andrew Richard Hara, Galdones Photography/FOOD & WINE, Attila Czinke, David Biedert, Rebecca Davidson Photography, PPR Media Relations AG


Struggling Melbourne nightclub successfully converted into bar

Sri Lankan best friends Sam Silva and Indy Weerakoon have converted a struggling nightclub into successful Collingwood bar and restaurant Sixty Smith, despite enduring three lockdowns in its opening months.

In September 2019, the best friends decided to transform Sam’s struggling nightclub (formally Blue Velvet Bar & Nightclub) into a bar, with the sole purpose of delivering top service to its visitors without it costing patrons “an arm and a leg”.

The Sixty Smith co-owners combine Sam’s 25 years of experience in hospitality and Indy’s love for food and drinks to launch the bar in November last year. However, the three lockdowns Victoria has experienced in that time have prevented the bar from gaining popularity in the community.

Bars and Clubs recently spoke with Sam and Indy to chat about how they nearly closed the bar but thankfully chose to endure.

Indy said: “Everything we wanted is exactly what we have here and every week it’s pleasing to see our growing customer base. Which is the best feeling, we take a lot of pride with our repeat customers.

“The most difficult thing is getting people to come in. The front of the venue is deceiving from what’s inside. We have incredible drinks, a restaurant that makes really amazing food with four different rooms.”

Sam added: “Getting the name out there is difficult, for people to know who you are and what you’re doing. This place has changed hands a few times so I think there’s a bit of distrust and unfamiliarity from the customer.

“In February and March this year we were questioning ourselves, it was difficult with little foot traffic coming through the door. By mid-march however, we thankfully started getting more in.”

Sixty Smith upstairs bar.

Securing its longevity

Indy and Sam believe the key to its long-term success and cementing itself as a popular bar in the area, lies with creating an environment where customers are interacting with people, not with a business.

They said: “We also follow what you see in Japanese restaurants where staff greet and farewell patrons three times. So we want to create something like that. The server, bartender and our manager all need to say goodbye to each customer as they leave.

“We want the customer to feel special and welcome at any time and to know we appreciate their business.

“That’s why people go out, because they want that attention. If you’re kind enough and polite enough to say ‘thank you so much, come again’, it sticks with people and they come back.”

A winning combination

Sam and Indy also co-own the Fitzroy Beer Garden, which offers a popular nightclub scene one block from Sixty Smith. They said creating differing experience offerings has been well received by the community.

“We didn’t want to be doing the same kind of thing this close to each other. So we thought about how to differentiate ourselves. The food we do here is different to any place around here,” Indy explained.

“You don’t have the pompousness [like at restaurants in Spain], you don’t need to spend an arm and a leg to have good quality nice and aesthetic food. And I said why don’t we have a place like that?

“At the end of the day we’re in business, everyone wants to make money, but we’re not here to rip anyone off. We hate complex, over catering, over engineering, we’re very simple guys.”

Sam added Sixty Smith’s customer service ideals are simple, and they have had feedback that reflects that, stating: “We operate under the four pillars of a venue, which is the food and drinks, your service, the ambience and the pricing. And we like to think we do all of these well.

“If you do right by the customer then they come back. From our Google reviews we don’t have anyone that’s disappointed. The only customer feedback that was slightly negative was that the food came out too quick. So if our problem is how efficient we are, then we’re doing okay.”

Sixty Smith beer garden.

A back seat approach to creativity

While the owners’ influence can be found in many areas of the business’ ideals and functionality. It isn’t however, found in the menu or behind the bar.

Instead, they have left the originality to head chef Three Phadungkarn and bar supervisor Johnny Kinnaird who have worked together to create a menu where the food and beverages complement each other.

“In terms of the creativity behind the bar and kitchen we give full rein to our team. They’re very creative guys, it’s unfair for them to get told what they can and cannot make, especially from me since I’m in finance,” Indy said.

“We sit down with Johnny our bar manager who’s Irish and he pitches his visions, so we’re currently doing our Irish cocktail appreciation theme and Irish drinking night.”

Johnny also told Bars and Clubs that his idea of the best cocktails is to take the classics and add another layer of creativity to them, as well as creating his own stand-alone inventions.

“I’ve always been big on the classics but doing a spin on them, making them taste the same as the classics but with a bit of craft with the ingredients.

“Our cocktail menu is divided into six twisted classics and six of our own. Which gives us the creative freedom while not changing our classic twist options.

“It’s amazing to see like how fast the people are liking what we do so far.”

Three added while there are challenges between front and back of house, ultimately their goal remains the same: “It’s different from where I used to work where I will have a budget but now I have a lot more freedom. We’re always challenging each other but we always find middle ground and respect each other and we have one goal at the end of the day and we both want to achieve that.”

Trending towards to top shelf

Indy and Sam have seen a shift in consumer spending since venues have started opening in Melbourne. They said for Sixty Smith, people are extending their stays and are willing to spend extra to have the best quality available.

They said: “People are happy with our prices, they’re happy to get outside. I think people have realised that freedom is a precious thing.

“So when they’re out, they’re staying out longer, they’re happy to pay that extra two or three dollars for the top shelf. And people’s expectations are higher with service.

“They could go anywhere, everyone needs the business. But there has to be a point of difference. So we said we need to look after everyone who comes in here.”

Sixty Smith’s bar is located at 60 Smith Street and is open Tuesdays to Thursday and Sunday from 4pm to 11pm, Friday and Saturday from midday to 1am.


Ver el vídeo: Australia y New Zealand Abril 2018 - Melbourne Moderna y Tradicional (Octubre 2021).